El Gran Bosque de Yakushima

Yahusima

Es una isla perdida. Llena de mitos, de secretos, de rincones inexplorados. Tiene una extensión de 500 kilómetros cuadrados, y toda ella está cubierta por un denso bosque casi impenetrable. Eso es lo que le da ese aire de misterio y belleza al lugar. Todos sabemos que en los bosques transcurren las historias más espeluznantes; en los bosques viven los seres mágicos que uno solo encuentra en los cuentos infantiles; en los bosques conviven especies jamás vistas; en el bosque vivió Tarzán, corrieron los unicornios de Harry Potter, murieron enemigos con Robin Hood, cantaron los árboles y un sinfín de historias más que han convertido al bosque en centro de leyendas. La isla japonesa de Yakushima es el gran exponente de todo ello: es una masa incoherente de troncos, ramas, hojas, piedras y miles de seres vivos viviendo entre ellos. Un bosque colosal dispuesto a sorprender a sus más valientes visitantes.

La isla de Yakushima está situada al sur de otra isla principal, Kyushu. Se asemeja a un pentágono irregular y en ella habita una población de 15.000 habitantes, que seguramente tengan muchas más leyendas que contar de su tierra natal. El punto más alto del lugar es el Miyanoura-dake con 1935 metros. El bosque que cubre la isla, declarado Patromonio de la Humanidad desde 1993,  es característico de los climas templados y el árbol protagonista del paisaje es el Cedro Japonés (Cryptomeria), llamado Sugi en Japón. La electricidad en la isla se produce a partir de una central hidroeléctrica y el superávit energético les ha valido para producir hidrógeno, asíque Yakushima es un perfecto modelo de sociedad ecológica, libre de emisiones de gases de efecto invernadero.

Ejemplar de Sugi

Lo que hace del bosque un lugar siniestro es la extrema humedad que ampara la atmósfera. Caminando entre los árboles, bajo el espeso manto de ramas, hojas y rayos de luz, uno es testigo del crecimiento desproporcional de la naturaleza, atizada por un diluvio eterno, que recrea atmósferas densas de un verdor explosivo. Inmerso en el paisaje, la imaginación de uno vuela fácilmente. Tanto es así, que el bosque ha servido de inspiración para muchas escenografías del manga y animación japonesa. Un bosque encantado, casi onírico, bañado de cielos plomizos, encerrado en su propia humedad, perdido en sus propios rincones y bañado en abundantes aguaceros. Un bosque visitado frecuentemente por los turistas. Un bosque para soñar, para temer, para inspirarse. Un bosque para aventureros.

Fuente: taringa.net
Foto 1: Kabacchi
Foto 2: Yosemite

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...