El bosque curvado de Gryfino

Pinos retorcidos pueblan esta particular arboleda que llama la atención de expertos y curiosos

Bosque curvado Gryfino

¿Por qué? Esta es una de las preguntas básicas del ser humano. Está presente en nuestro existencialismo, en nuestro día a día. Esa pregunta nos empuja a avanzar, nos anima a descubrir y, seguramente sea el principal motor de la ciencia.

El querer conocer el motivo de las cosas está en nuestra naturaleza, sobre todo, si se salen de la norma, como el bosque de pinos de Gryfino. Este paraje de arboles en Polonia trae de cabeza a los expertos desde hace años por la extraña forma en la que crecen. Olvidaos de los arboles recios y rectos de los paisajes habituales porque en este bosque la característica principal son los troncos torcidos.

Este bosque conocidos por los lugareños como ‘Bosque encorvado’ (Crooked forest) tiene como misterioso atractivo que sus bases están extrañamente curvadas. Estas curvas hacia el norte entorno a los 90º y casi a ras de suelo forman una estampa que recuerda a un bosque de jotas (J) y que, como tantos otros interrogantes, también suscita un amplio abanico de teorías. Entre las más destacadas encontramos las siguientes:

  • La teoría atmosférica: apela a la probabilidad de que el peso de la nieve o la fuerza de un viento intenso cuando empezaban a crecer deformase su tronco. Pero la existencia a su alrededor de arboles de la misma especie y con la misma edad pero sin anomalías descarta esta opción.
  • La teoría natural: existe un hongo, el Melampsora pinitorqua, capaz de crear deformaciones similares en árboles jóvenes; el problema es que las de Gryfino son mucho más pronunciadas, por lo que tampoco llega a encajar asociarlo a ello.
  • La teoría histórica: esta es una de las más sólidas entre las gentes, quienes atribuyen este peculiar fenómeno a que tanques de la Segunda Guerra Mundial aplastaron a su paso estos árboles cuando todavía eran muy jóvenes.
  • La teoría humana: esta coloca la responsabilidad sobre la mano del hombre, quien en la década de los 30 habría dado aposta esa forma curvada para obtener madera destinada a la fabricación de barcos. Un fin que se habría frustrado con la invasión nazi de Polonia, dejando que la naturaleza siguiera su proceso y crecieran arboles deformados como los que podemos observar a día de hoy. Esta sería factible porque el método está acreditado en otras regiones europeas, pero según los autóctonos ellos nunca han usado pino para construir sus barcos, rebatiendo así esta teoría.
  • Y, por último, la teoría especulativa: como era de esperar lo sobre natural también tiene cabida en esta historia y algunas leyendas lo relacionan a energías malignas, fuerzas extraterrestres como los populares círculos que aparecen en los maizales o anomalías gravitacionales.

Sea cual sea la raíz, el hecho es que se trata de un rincón mágico, distinto y fascinante para visitar y conocer, ¿te lo vas a perder?

Vía: ABC

Foto / Artur Strzelczyk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...