El anillo que inspiró a Tolkien se expone en un museo de Hampshire

El preciado anillo que centra la trama del Señor de los anillos de Tolkien tiene origen en un joya que el autor tomó como base para su historia. Ahora el anillo puede verse en el museo de Hampshire, en el sur de Inglaterra

Señor de los Anillos
«Un Anillo para gobernarlos a todos; un Anillo para encontrarlos; un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas». Así rezaba la inscripción que el señor oscuro Sauron grabó en el Anillo Único de las obras de J.R.R. Tolkien, un poderoso anillo de oro que Bilbo Bolsón encontró en El hobbit y cuya destrucción se convirtió en el motor de la trilogía del El señor de los anillos. Estos días, un museo del condado de Hampshire, en el sudeste de Inglaterra, presenta una exposición que indaga en el origen de la épica saga de Tolkien. Allí podrás ver un anillo que esconde una historia que seguro que te resulta familiar.

En 1929, cuando Tolkien trabajaba como catedrático en la Universidad de Oxford, el arqueólogo Mortimer Wheeler le encargó que analizara un anillo romano para descubrir qué relación tenía con una lápida encontrada en la excavación de un templo romano próximo. El anillo contenía una inscripción en latín, que Tolkien descifró como «Seniciaus vive bien en Dios». En la lápida, por su parte, podía leerse: «Al dios Nodens: niégale la salud a quien se llame Seniciaus hasta que devuelva el anillo al templo». Parece ser que Seniciaus robó el anillo sin sospechar que sobre él pesaba una maldición… ¿Te recuerda a algo?

Además, el anillo tiene un tamaño superior a la mayoría, por lo que se cree que se forjó para llevarlo por encima de un guante, tal y como lo lucía Sauron. Poco después de este hallazgo, Tolkien comenzó a escribir El hobbit, donde nos muestra cómo la maldad del Anillo convirtió a Gollum en una criatura desdeñable y medió para que lo encontrara otro habitante de la Tierra Media, Bilbo Bolsón.


¿Qué habría pasado si el anillo nunca hubiera llegado a las manos de Tolkien? Nunca tendremos respuesta, pero, a partir de ahora, si viajas a Inglaterra puedes acercarte un poco más a la historia de la saga visitando la casa-museo The Vyne, en Hampshire. Allí se exponen una primera edición de El hobbit y una reproducción de la inscripción de la lápida, además de la joya. A pesar de las similitudes, el anillo original no convierte a su portador en invisible… ¿O quizás sí? ¡Visita el museo y descúbrelo!

Fuente: Huffington Post

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...