Efecto pánico: Acapulco registra un 80% de cancelaciones hoteleras

El aumento de la violencia y las noticias recientes, como la de las seis españolas violadas en un bungalow, alejan al turismo de Acapulco. De 5000 reservas previstas para estas vacaciones primaverales solo se han formalizado 300.

El mercado turístico es potente, pero frágil. Los imprevistos, más aún si son en forma de tragedia, se pagan muy caros. Así está sucediendo en Acapulco, una ciudad costera de México cuya economía depende en gran parte del turismo. El pasado mes de febrero un grupo de turistas sufrió el ataque de varios hombres encapuchados en el bungalow en el que descansaban. Los asaltantes abusaron sexualmente de las chicas, seis españolas y una mexicana, y ataron a los chicos.

La noticia despertó un gran revuelo, sobre todo en nuestro país. Pronto empezaron a alzarse las voces que afirmaban que la zona ya no es lo que era, que la violencia está a la orden del día, que mejor optar por otro destino. Artículos como este, publicado hace un par de días en El País, intentan reflejar la realidad de la zona. El prisma es el de la crítica, y el resultado es más leña a un fuego que ya ardía vigoroso antes incluso del incidente.

Y e aquí las consecuencias. Según informa la web Tourism Review, las reservas hoteleras para las vacaciones de primavera (algo conocido en los países anglosajones como ‘spring break’) han caído un 80%. Esto significa que, de las 5000 reservas turísticas previstas para este periodo en algunos de los hoteles de la zona, solo se han formalizado 300. A nadie se le escapa que los problemas de seguridad y la creciente violencia son la causa de esta desconfianza.

La noticia es aún más dramática si tenemos en cuenta que, según la Secretaria de la Comisión de Turismo de Acapulco, Karen Castrejon Trujillo, el 50% de los ingresos del Estado de Guerrero provienen del turismo. Además de Acapulco, en este estado también se encuentran otros enclaves turísticos que están sufriendo el fenómeno de las cancelaciones, ni que sea de rebote.

Hay que reforzar la seguridad, hay que hacer un trabajo riguroso y conjunto para cambiar la situación. La idea está ahí, pero nadie parece dispuesto a ponerla en marcha. Algunos incluso niegan la crisis en el sector turístico, en una ola de positivismo que maneja datos distintos para estas vacaciones primaverales (hay quien habla de entre un 80% y un 100% de ocupación) y que cree que, en cualquier caso, la remontada es cuestión de tiempo.

Mientras todo ello sucede, la población local ve en riesgo las posibilidades de su mayor sector económico. Acapulco no puede permitirse ese lujo. ¿Qué opináis?

Vía: Tourism Review.

Foto: JSF306.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...