Disfrutar de los safaris de Kenia

safari kenia

Safari significa viaje en swahili, y cada vez que lo decimos en nuestra mente vemos naturaleza, fauna, aventura, tribus. Y eso es lo que nos puede ofrecer Kenia: un paisaje francamente alucinante que nos hará volar la imaginación, con llanuras inmensas, parques salvajes y cumbres vertiginosas, y las mejores puestas de sol del mundo. Kenia, además, ofrece un viaje poco monótono, ya que tiene una gran variedad de parques y de alojamientos de alta calidad. Además, podemos sumar a este safari unos días de descanso en la costa de Kenia. Hagamos un recorrido por un safari:

Comenzamos en Nairobi, la capital. Es una ciudad moderna, a la que a tan solo veinte minutos podemos encontrar rebaños de cebras, jirafas y otros animales salvajes. Seguimos hacia Aberdare, un área montañosa que se encuentre en frente del Monte Kenia. Allí encontremos los famosos treetops, unos hoteles con observatorio de animales, desde los que podremos ver especies únicas como el mono colobo negro. Si queremos más, tenemos el segundo parque nacional más popular, Amboseli, con vistas al Kilimanjaro. Podremos ver allí búfalos, leones, gacelas, guepardos, ñúes, hienas, chacales, jabalís, cebras, jirafas masai y mandriles. Y elefantes en las zonas pantanosas de Enkongo Narok y Olokenya.

Vamos más allá y nos encontramos el Lago Naivasha, de nada más ni nada menos que 170 kilómetros cuadrados de agua dulce, que se encuentra rodeado de un espectacular paisaje de montañas y volcanes inactivos, con más de 450 especies de aves. Un safari en lancha nos permitirá admirar a los hipopótamos y las águilas pescadoras. El Lago Nakuru, junto con el de Amboseli, es el segundo parque nacional que más turistas recibe al año por su enorme población de flamencos y por ser un espacio vital para la conservación de la fauna. Un gran ejemplo es la crianza y cuidado de las cinco especies de rinocerontes que quedan en el mundo.

La reserva nacional de Samburu abarca 300 kilómetros cuadrados a los dos lados del río Ewaso Ngiro, y está repleto de fauna salvaje, flora y multitud de paisajes diferentes. Allí podremos observar especies raras como la cebra Grevy, la jirafa reticulada y el orix beisa. Volviendo al Monte Kenia, el que fue en su momento el más alto de África, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera por la UNESCO, y alberga en él doce glaciares. Por último, la reserva nacional Masai Mara es la continuación de las llanuras del Serengeti, donde se alberga una diversidad de fauna salvaje que no tiene ningún obstáculo para desplazarse. El río Mara es su barrera natural, y está rodeada al norte y al este por la llamada área de dispersión, donde vive la tirbu de los Masai.

Fuente: Bodaclick

Foto: Michiel Van Balen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...