Descubre la belleza de los Fiordos Noruegos

Declarados patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1991, los Fiordos Noruegos son uno de los lugares más espectaculares para visitar a bordo de un crucero. Estos valles excavados en la roca por los glaciares, rodeados de montañas y cubiertos de agua, son uno de los principales destinos turísticos de Europa.

Los cruceros por los Fiordos Noruegos se han puesto de moda y no es para menos. Pocos lugares en el mundo ofrecen unos paisajes tan bellos y románticos como los que desprenden estos valles formados por glaciares que fueron declarados en 1991 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Como corresponde a todas las formaciones de este tipo, los fiordos que encontramos en Noruega están cubiertos de agua salada y rodeados por empinadas montañas que nacen bajo el nivel del mar. Entre ellos destaca el fiordo de Sognefjord, uno de los mayores del mundo en extensión (ocupa más de 200 km) y uno de los más estrechos por lo que las posibilidades de contemplar algo similar en otro paraje son muy limitadas.

Los fiordos noruegos se encuentran entre los más extensos del mundo..

Todo ello hace que no sea  extraño que la mayor parte de los cruceros hagan una parada en alguno de los enclaves de la región que acoge este fiordo, como el puerto de Flåm. Allí, los visitantes pueden subirse a su famoso tren y conocer un poco mejor el entorno de la zona. Parada imprescindible será la ciudad de Bergen, una de las más bellas del país, que destaca no sólo porque en ella se encuentra el legendario muelle de pescadores Bryggen o por sus iglesias y fortalezas medievales, sino que es también puerta de entrada a los impresionantes fiordos de la costa.

Una vez en la región de Sognefjord tampoco debemos dejar pasar la posibilidad de contemplar los fiordos Aurlandsfjord y Nærøyfjord (que nacen del fiordo del Sognefjord) y que se caracterizan por lo espectacular de su paisajes llenos de picos nevados, cascadas e idílicas granjas en las laderas de las montañas .Allí, si el programa del viaje lo permite, pueden disfrutar de la vuelta a la vida del medievo con la visita a Undredal, una pequeña aldea de 80 habitantes situada a orillas del Aurlandsfjord, célebre por su larga tradición en la elaboración de queso de cabra en sus variedades blanca y marrón (no en vano hay 500 cabras en ella) y por tener la iglesia medieval de madera más pequeña del país.

Finalmente, los cruceros por la zona no suelen olvidarse de incluir en sus travesías la visita a la región de Stavanger donde encontramos varios fiordos que merece la pena visitar. Uno de los más famosos es el Lysefjord, un fiordo de 42 kilómetros de largo con paredes rocosas que se precipitan hacia el agua, casi totalmente en vertical, a más de 1.000 metros de altura.

Imagen: Flickr subida por edmont.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...