Dedica unos días a Juliaca

La ciudad de Juliaca no es de las más turísticas, pero se convierte de paso obligado para ver otras, ya que en ella se encuentra el aeropuerto. Por ello, te recomendamos que le dediques unos días porque puede sorprenderte.

En Perú se encuentra Juliaca, una ciudad muy próxima al famoso lago Titicaca, por ello las temperaturas frías y el clima seco, son normales en ella. No es una de las zonas más turísticas del lugar, pero como tiene aeropuerto, cada vez son más personas las que pasan por allí para acercarse a ver el lago.

juliaca peru

Iglesia Colonial de Santa Catalina en Juliaca.

Esta zona en la que se encuentra Juliaca, goza de mucha altitud, ya que se sitúa a miles de metros sobre el nivel del mar. Basta decir que el lago Titicaca es el más alto del mundo para comprobarlo. Y al no ser una ciudad muy explotada, lo mejor que nos puede ofrecer es un viaje diferente.

Las costumbres y la cultura de Perú será algo que no nos quedaremos sin ver, ya que se puede obervar en cualquier punto de la ciudad, como por ejemplo el mercado diario en el centro de Juliaca. Todos los días, los lugareños salen a vender lo que tienen y se crea mucho ambiente por las calles. Además puedes comprar casi cualquier cosas, incluso billetes de autobús.

Pero que no sea el lugar más turístico del mundo no quiere decir que no tenga cosas para ver. Una de ellas es el Carnaval que allí se celebra. Como en muchas ciudades de América Latina, los ciudadanos se disfrazan y salen a la calle a bailar sus danzas tradicionales, convirtiéndose en una de las fiestas más importantes.

La Feria de las Alasitas es otra festividad a la que acuden todos los juliaqueños. En ella se reúnen vendedores de juguetes para que la gente les compre. Se forma el ambiente y el clima de un mercadillo, pero dedicado enteramente a este tema.

No podemos irnos de Juliaca sin probar alguna de sus comidas más típicas. La salteña es como lo que aquí conocemos por empanadilla. El pesq’e o la sajta, son dos tipos de cocido, uno con queso y leche y el otro con gallina. Y también te recomendamos el thimpu, el anticucho y el chunchuli.

Tambiés es obligatorio el paso por la iglesia Matriz de Santa Catalina, de arquitectura barroca y construida por los jesuítas, aunque ahora lo dirigen los franciscanos. El gran arco que dibuja su puerta principal ya te provoca las ganas de entrar en ella.

El Cristo Blanco del Mirador Huaynarroque es otro lugar al que hay que ir. Un monumento de Cristo que se sitúa en un mirador desde el que podemos contemplar toda la ciudad de Juliaca. Como muchos de los monumentos representativos de Cristo, lo encontraremos con los brazos abiertos, invitándonos a ver esta maravillosa ciudad.

Foto | Chihuanco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...