De paseo por el impresionante y terrorífico barrio de Buda en Budapest

castillo de buda

Hungría no suele ser un destino que los ciudadanos escojan para pasar unos días de vacaciones, aunque tiene méritos para consagrarse como un país de referencia cultural e histórica. Si no tenías claro dónde pasar unos días, Budapest podría ser una buena elección, cuenta con el barrio de Buda que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por sus serpenteantes calles que trepan hacia una colina. Este barrio esta formado por diversos monumentos: la Iglesia de Matías, el Bastión de los Pescadores y como no el Castillo de Buda.

Para visitar el barrio de Buda es necesario subir al monte del Castillo, ¿Cómo? A través de un funicular. Cuando estamos en la cima del monte comienza nuestro recorrido visitando la Iglesia de Matías. Es la iglesia más famosa de la ciudad y en su interior se realizan tanto bodas como coronaciones reales. Además de conciertos de órganos y de música clásica. Es uno de los templos más hermosos en cuanto a la arquitectura eclesiástica, posee pinturas al fresco y vidrieras realizadas por los mayores artistas de la época.

Al lado de la Iglesia se encuentra el bastión de los Pescadores, un lugar especial y mágico desde donde se puede observar toda la ciudad. Hay dos mitades, una es de pago y la otra gratuita, no es necesario pagar para visitarlo todo, ya que ambos lados tienen las mismas vistas. Desde el Bastión de los Pescadores se puede observar el Parlamento y el Puente de las Cadenas.

Si seguimos bajando por las serpenteantes calles del barrio de Buda encontraremos el laberinto del Castillo de Buda. Sin duda es el lugar más especial y el que más gusta a los turistas. Algo totalmente nuevo y diferente, una serie de galerías y pasadizos excavados en roca que se han usado como cárcel y como búnker en las guerras mundiales. Un auténtico placer visitarlo y recordar la historia bélica del país. Si paseamos por los pasadizos del Castillo, que están muy poco iluminados para conseguir una sensación de intriga, llegaremos a la zona dedicada al Conde Drácula donde se almacena una densa niebla que consigue que el lugar sea tenebroso y que los turistas tengan una sensación terrorífica.

En este sentido, si seguimos paseando por el laberinto del Castillo llegaremos al Castillo de Buda, que actualmente alberga varios museos en su interior, el Museo de Historia de Budapest, la Biblioteca Nacional Széchenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo Luswig y el primer teatro de piedra de todo Hungría: El Teatro del Castillo.

Una vez visitado el impresionante Castillo de Buda podemos bajar a la ciudad de dos formas, la primera de ellas es andando y la segunda a través del funicular, donde las vistas son únicas. Desde el Castillo de Buda se puede observar el puente de las Cadenas que fue el primer puente que se construyó sobre el Danubio y actualmente une el barrio de Buda con el de Pest. Es un excelente mirador del Danubio.

Después de tanta visita cultural e histórica podemos comer algún plato tradicional de Budapest, como es el goulash, una espesa sopa elaborada de carnes, verduras y paprika. Hay que tener en cuenta que en la gran mayoría de establecimientos la factura esta hecha a mano para intentar cobrar a los turistas un plato más, es por eso que hay que revisar muy bien la factura antes de pagar.

Si te ha gustado el destino de Budapest no dudes en adquirir la Tarjeta Budapest Card, con ella podrás entrar gratis a algunos museos y lugares de interés. Además los viajes en transporte público (autobuses, metros o tranvías) son ilimitados y se pueden obtener descuentos en centros termales y restaurantes. La mejor manera de ahorrar visitando los mejores lugares históricos y culturales de Hungría. Un placer para todos los sentidos y para el bolsillo.

FOTO/ medea_material 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...