De paseo como el Yeti

Visitar Finlandia en invierno puede convertirse en una experiencia inolvidable. Podemos disfrutar de paseos con raquetas de nieve por sus parques naturales, rodeados de naturaleza, y por la noche observar la aurora boreal.

Finlandia es uno de los países más bonitos de toda Europa. Sus bosques y sus mil lagos le dan al paisaje finlandés ese toque único que distingue a unos países de otros, pero si a ello le añadimos las nieves que durante gran parte del año cubren el país nos encontramos con un paisaje de cuento. Porque aunque la nieve y las bajas temperaturas no sean nuestras compañeras de viaje preferidas y prefiramos visitar el país en verano, Finlandia en invierno deberíamos verla una vez en la vida.

Una de las mejores experiencias que podemos vivir en el invierno finlandés son los paseos por las nieves, igual que el mismísimo Yeti. Para hacerlo, además de la indispensable ropa de abrigo -guantes, gorro, unas buenas botas-, solo necesitaremos dos raquetas y tendremos vía libre para recorrer las zonas más invernales del país escandinavo, sus parques naturales, unos lagos helados y cubiertos de nieve, sus inmensos árboles… en definitiva, algo que jamás olvidaremos.

La mejor época para realizar este tipo de paseos es precisamente ahora, entre febrero y abril, cuando el día en esas latitudes empieza a ser más largo y hay más nieve. Además del espectacular paisaje que nos regala Finlandia, otro de los grandes atractivos que presenta por estas fechas es la aurora boreal, ese curioso efecto lumínico en forma de brillo o luminiscencia que aparece por la noche, y que en Finlandia se produce entre el otoño y el mes de marzo.

De hecho, existe la posibilidad de realizar las excursiones con raquetas de nieve de noche, persiguiendo este impresionante efecto que en Finlandia se conoce como “las luces del norte”. Se realizan en la localidad de Levinportti Ylikulkukäytävä, al norte del país, cerca de la línea del Círculo Polar Ártico, los paseos duran aproximadamente dos horas y media y pueden realizarlos personas de todas las edades. En el precio se incluyen las raquetas, los bastones, comida y un guía que nos introducirá en la cultura lapona y el cielo nocturno. Eso si, las explicaciones solo son en inglés o en finés.

Si después de emular al Yeti en sus paseos por la nieve todavía tenemos tiempo, podemos visitar alguno de los lugares más curiosos del país. Por ejemplo, el Parque de Atracciones Särkänniemi, en Tampere, que el pasado verano saltó a la fama por ser el primero en dedicarle un espacio al popular videojuego ‘Angry Birds’ o alguno de los castillos y hoteles de hielo que hay repartidos por el país y que se renuevan todos los años.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...