De barcos y piratas en Portobelo, Panamá

Si te gusta la historia y te interesan las aventuras de piratas, entonces en Panamá no debes dejar de visitar Portobelo, un lugar que desde sus inicios fue importante centro de envío de riquezas a Europa y que, como tal, se convirtió en punto de interés para los corsarios.

Si te atrae la historia de piratas y corsarios del Caribe, entonces en América deberás visitar en la costa norte de Panamá, Portobelo, un punto que por su particular ubicación en el mapa y sus condiciones fue el blanco de filibusteros durante mucho tiempo.

Esta ciudad se encuentra a unos 125 kilómetros de la Ciudad de Panamá, capital del país, en la provincia de Colón, en la región norte del Istmo de Panamá. Lo cierto es que es un lugar más que recomendado para todo interesado en la historia de América: en 1980, las fortificaciones españolas y el Fuerte San Lorenzo fueron declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Cristóbal Colón arribó a esta bahía en su cuarto y último viaje a América, a bordo de la Santa María. Tras quedar sorprendido por la belleza de este lugar lo bautizó Puerto Bello, pero como Colón pensaba que había llegado a Oriente, más en específico, al paso Katay, este nombre derivó en el actual, Portobelo.

Un tiempo más tarde, se fundó Nombre de Dios, lo que fue el primer asentamiento en la región, pero que no prosperó por las condiciones naturales poco propicias para el desarrollo humano. Fue en 1597, cuando un conquistador español de apellido Velarde y Mercado fundó la ciudad de San Felipe de Portobelo.

Desde su fundación, este lugar se convirtió en importante centro de exportación de oro, plata y materiales valiosos extraídos del “nuevo mundo”, que llegaban desde el Perú, y que se transportaban a Europa.

De aquí que fuese un sitio muy buscado y codiciado para atracar por parte de los piratas, entre los que se contó el famoso pirata inglés Francis Drake, y otros conocidos como Henry Morgan o William Parker.

El primer ataque dataría, según los registros, de 1602, con el arribo del pirata inglés William Parker, aunque fue Morgan quien perpetró el mayor saqueo hecho a esta ciudad en 1671. Los atracos continuaron hasta 1739 aproximadamente, cuando fue destruida por el almirante Edward. Aunque en 1751 comenzó su reconstrucción, Portobelo no volvió a recobrar su importancia original.

Por esto, son varios los puntos piratas y fuertes de protección de la Corona que al día de hoy todavía se pueden visitar en Portobelo. Por caso, a lo largo de sus costas, se pueden encontrar tres fuertes de gran relevancia: San Jerónimo, Santiago de la Gloria y San Fernando.

Pero además de su riqueza histórica, esta ciudad es un sitio de interés turístico que ofrece a sus visitantes buena gastronomía, bellas playas con sitios donde hacer buceo, y toda la magnitud de su bahía para respirar aire puro y tomar de buenas fotografías.

Foto: Javier Losa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...