Consejos maestros para viajar durante Navidad

Viajar en Navidad no es fácil, pero tenemos algunas recomendaciones que os ayudarán a que sea un poco más sencillo.

Consejos maestros para viajar durante Navidad

¿Nos vamos de viaje en Navidad? La idea suena de lo más refrescante ¿verdad? ¿o quizá os parezca la mayor locura en la que podáis haber pensado? Porque quienes han viajado alguna vez en Navidad conocen perfectamente las sensaciones que se transmiten durante esta época del año. Principalmente nos rodea el nerviosismo, la locura, el descontrol… aunque es justo reconocer que también nos lo pasamos bien. Porque salir de vacaciones en Navidad nos permite disfrutar de uno de los mejores momentos del año en un contexto distinto al habitual, y eso se trata de algo que realmente no tiene precio. Pero si pensamos en irnos de vacaciones en Navidad, será mejor que sigamos una serie de consejos.

Seamos flexibles

Lo primero que os recomendamos es que seáis flexibles en todos los aspectos de la organización del viaje. Cuanta más flexibilidad le pongáis a todo, más fácil resultarán las vacaciones. En algo en lo que deberíais tener flexibilidad es en las fechas en las que viajáis, sobre todo si tenéis un buen tramo de vacaciones en el trabajo y os podéis gestionar el viaje en unos días u otros. También sería interesante aportar flexibilidad en cuanto al destino al que viajamos, pero como entendemos que eso es más difícil, lo que sí haremos será ser flexibles con los aeropuertos o estaciones de destino. El principal motivo para que lo hagamos se encuentra en lo sencillo que es moverse y gestionar el viaje en aeropuertos en los que no hay tanta afluencia de viajeros. La diferencia se nota de una manera abismal, por lo que si tenemos la posibilidad de hacer algunos cambios será algo que, sin duda, resultará muy bienvenido.

Viajemos con tiempo

Cuando decimos que viajéis con tiempo nos referimos a que lo hagáis con un margen conveniente antes de los vuelos y de los demás billetes de transporte que tengáis comprados. Lo que ocurre en Navidad es que si la situación de los controles de seguridad ya es loca de por sí habitualmente, en este momento del año se descontrola de una forma realmente notable. Vamos a perder mucho tiempo en los controles de seguridad y en los demás procesos que llevamos a cabo en el aeropuerto, incluso en los más sencillos. Por eso es mejor prevenir que curar y salir con un amplio margen de tiempo que evita que lleguemos a tener problemas.

Cuidado con los vuelos de conexión

En esta época del año es demasiado frecuente que se produzcan retrasos en los vuelos. Y ya sabéis qué significa eso cuando hablamos de vuelos con conexión: graves problemas. Por ese motivo lo que debemos hacer es evitar reservar vuelos que tengan una distancia de tiempo mínima entre ellos. Lo que estaremos haciendo si cometemos este error es arriesgarnos de una manera extrema a terminar perdiendo el vuelo de conexión. Sobre todo hay que tener cuidado con los márgenes y con los aeropuertos que seleccionamos. Es cierto que algunas de las mejores ofertas se ofrecen en aeropuertos demasiado concurridos y con poco margen de maniobra, por lo que deberemos tener cuidado para que los precios no sean lo que nos convenzan.

Viajar durante la Navidad

No te pases con las maletas

Otro de los problemas con los que nos podemos encontrar en estas fechas es el temido exceso de equipaje, lo que puede llevar a que tengamos que pagar de más cuando facturamos las maletas. Y al mismo tiempo también va a provocar que todo sea un poco más molesto, entorpeciéndose mucho la forma en la que nos desplazaremos. Si intentamos viajar ligeros de equipaje será, a todas luces, mucho más recomendable. Pensemos además que es muy posible que en el camino de vuelta llevemos más cosas, porque habremos comprado recuerdos y otros objetos propios de este tipo de vacaciones. Así que si viajamos con lo justo y necesario, pero sin olvidar nada importante, acabaremos disfrutando de un mayor nivel de comodidad.

Prepárate por adelantado

Todo lo que podamos hacer antes del viaje será recomendable dejarlo bien listo y preparado. La lista incluye todo lo que se nos pueda ocurrir, desde la pre-facturación del equipaje hasta la elección de los asientos en los que viajaremos. Se recomienda dejar la máxima cantidad posible de aspectos bien atados para que podamos ahorrar tiempo y evitar colas. Además, aunque a veces no es santo de nuestra devoción, también se recomienda que hagamos el pago de los seguros o garantías que nos permitan, si se produjera una necesidad, cambiar los billetes y la reserva en el último momento. No olvidemos el estrés de la Navidad y cómo todo puede cambiar de una forma inmediata en pocos minutos. Si tenemos una cobertura o plan B, mejor que mejor.

Piensa en la comodidad

Si viajamos a cierta distancia vamos a tener un viaje en avión considerablemente pesado. Quizá caigamos dormidos y todo pase volando, pero es posible que haya factores adversos que hagan que nuestro descanso se vea interrumpido. Por eso no está de más que pongamos en nuestra bolsa de mano algunas herramientas y complementos que nos puedan ayudar. Por ejemplo, un pañuelo, una pequeña mantita o algo que nos transmita serenidad. Sabemos que la aerolínea nos dará una manta, pero lo que tratamos con este accesorio es transmitir buenas sensaciones, no ayudarnos a taparnos del frío. También son una buena idea los tapones para los oídos, porque si nos toca algún factor adverso a nuestro alrededor los vamos a echar mucho de menos.

Navidad viajes

Carga todos tus dispositivos

Aunque a día de hoy los aeropuertos y estaciones proporcionan amplias posibilidades para que carguemos la batería de nuestros terminales, no está de más que lo hagamos por adelantado y que nos vayamos con los deberes hechos. De esta manera no tendremos que preocuparnos de nada y podremos confiar en el soporte que nos proporcionan los terminales móviles en todo momento. Recordemos que el móvil, en la nueva era de los viajes, es crucial, porque se trata del lugar donde guardamos toda la información de billetes, reservas y absolutamente cualquier tipo de elemento relacionado con nuestro viaje.

Una buena lista de contactos telefónicos

Eso es lo que vamos a necesitar, para que pase lo que pase sepamos dónde tenemos que llamar. Es como un plan B que nos dará soporte sea cual sea el problema con el que nos encontremos. Tanto si lo que ha ocurrido está relacionado con el hotel, con el pasaporte, con el vuelo o con cualquier otra cosa relacionada con las vacaciones, nos tendremos que asegurar de que disponemos de una manera de contactar para salir del paso. Esta lista de contactos no nos costará nada hacerla y nos sorprenderíamos de las muchas situaciones problemáticas de las que nos puede sacar en momentos de apuro.

Pongamos buena cara

Está claro que viajar en Navidad es un poco estresante, así que intentemos mantener el tipo y la sonrisa en todo momento. Por regla general quienes nos rodean están exactamente en la misma situación y sabemos que hay personas que llevan mejor lidiar con el estrés que otras. Por ello intentemos mantener el temple y reaccionar de una manera contenida aunque nos encontremos en una situación en la que nos gustaría saltar a las primeras de cambio para manifestar nuestro descontento. No olvidemos que estamos en Navidad.

Foto: JillWellingtonFree-PhotosStroganova

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...