Cómo disfrutar del Sant Jordi en Barcelona

Pese a no ser festivo en el calendario catalán, Sant Jordi es la fiesta más popular de Barcelona. El día de los libros y las rosas llena la ciudad de rojo, de escritores firmando libros, de actividades culturales, de medios de comunicación… Y de gente, mucha gente. Para disfrutarlo basta con fijar objetivos claros y dejar las prisas en casa.

Día del Libro en Barcelona

Es una de las fiestas más sonadas de Cataluña, y en los últimos años ha ganado repercusión internacional. El 23 de abril, coincidiendo con el Día Internacional del Libro, esta tierra celebra la leyenda de Sant Jordi. Una historia de dragones, héroes y princesas localizada en un escenario medieval, y que a día de hoy toma la forma de una curiosa tradición. Ellos regalan una rosa a sus novias, amigas o compañeras de trabajo. Ellas regalan un libro a su pareja, o a un familiar cercano (el precio de una flor no es el mismo que el de una obra literaria, hay que entenderlo).

No entraremos en más detalles de orígenes y formas de celebrarlo, ya que internet está plagado de esta información. Sin embargo, sabemos que muchos aprovecharéis este día para visitar la ciudad condal. Aquí os damos algunos consejos para amortizar y disfrutar del día.

Desde primera hora de la mañana Sant Jordi llena las calles de paradas de libros y de rosas, aunque también abunda la venta ambulante de lo segundo. Y con el paso de las horas, el gentío invade el centro de la localidad. Muchos salen a la calle para disfrutar del ambiente, pero otros lo hacen para curiosear caras conocidas o para conseguir que el autor de turno le firme su libro.

Y es que este es uno de los acontecimientos más destacados de Sant Jordi. El centro de la ciudad se llena de estantes presididos por escritores y personajes famosos, todos con una obra recién publicada bajo el brazo. Los nombres célebres van rotando a lo largo del día y recorriendo varios escenarios de la ciudad. Todos pasan por alguna calle del centro, pero también visitan otros centros de actividad comercial (como el Corte Inglés de la Diagonal). El objetivo: llegar al máximo de gente posible y colarse entre los más vendidos de la jornada.

Este espectáculo se entremezcla con el de radios y televisiones catalanas que luchan por ofrecer la mejor retransmisión en directo. En sus programas aprovechan para entrevistar a los protagonistas de la jornada, los escritores, y para acoger actuaciones en directo. Lógicamente, también acumulan un público considerable. Sus escenarios comparten espacio con el de las múltiples actividades culturales, como lecturas en público, que se celebran durante el día.

Poco importa que Sant Jordi no sea festivo en la capital catalana. Si a ello le sumamos que estamos en plena primavera y el turismo ya abunda, tenemos como resultado un centro plagado de gente.

Como consecuencia, no es el mejor día para hacer turismo al uso. Es poco probable, por ejemplo, divisar la fuente de Canaletas entre la multitud. Pero si se va preparado, Sant Jordi es el mejor día para disfrutar de la ciudad. Basta con consultar las actividades previstas para aquel día para encontrar algo de nuestro agrado.

Pocos días antes del evento se publica el horario de las distintas firmas de libros en internet y medios de comunicación. No es difícil encontrar el que nos interesa. Y además, el Ayuntamiento de Barcelona aglutina en una sola web las distintas actividades que se organizan en la ciudad. Las bibliotecas y centros cívicos son lugares de ferviente movimiento cultural durante estas jornadas, con iniciativas dirigidas a grandes y pequeños.

Si aún así el centro nos viene grande, Sant Jordi es el mejor día para disfrutar del espíritu barcelonés en cualquiera de sus barrios tradicionales. No está de más dejarse caer por Gracia, Poblenou, Sant Andreu o Sants para descansar del gentío y vivir la vertiente más cercana y casera de la fiesta.

Y para rematar el día, nada mejor que un poco de gastronomía. En ese sentido, las panaderías y pastelerías son las grandes protagonistas. Los amantes del salado disfrutarán de lo lindo con el Pà de Sant Jordi, un pan a base de huevo y sobrasada. Y los fanáticos del dulce harán lo propio con el Pastís de Sant Jordi, un pastel a base de nata y yema quemada.

Con todos estos consejos, estamos seguros que vivirás un día inolvidable.

Foto: hellostanley.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...