Columnas, cúpulas y fuentes: la bonita y antigua ciudad de Roma

Fuente di trevi

Corazón de la Iglesia.  Sede del imperio más largo de la historia. Y destino turístico por excelencia. La vieja Roma. Nunca mejor dicho, porque esta enorme ciudad italiana si hay algo que conserva es su antigüedad y con ella su vasto legado cultural e histórico. Las calles conservan las huellas del tiempo transcurrido desde sus cimientos, ese aspecto envejecido que solo puede albergar una ciudad sobre la que pesan siglos de batallas, de carreras de carros, de gladiadores y leones, de conquistas, de artistas y filosófos, de sabios y emperadores. En cada esquina se erige un monumento, cada cual más elogioso que el anterior, pero todos dignos de ser observados desde la lejanía y desde la cercanía. A cierta distancia se aprecia el tamaño colosal de los edificios o su vertiginosa altura, desde cerca se observan los pequeños detalles que coronan cada columna, cada frontón griego y cada cúpula.

Basílica

Ojo al cruzar. Los coches circulan a gran velocidad esquivando a los peatones, no en vano se dice que los italianos son los que peor conducen de toda Europa. Si tenemos la oportunidad de montar en un taxi de allí enseguida sabremos los motivos de tales rumores. Tomar algún transporte se hace necesario para poder trasladarte de punta a punta de la ciudad porque las distancias son largas entre los principales emblemas de Roma. ¿Qué cuales son? Por excelencia la Plaza de San Pedro y la Basílica que constituyen la Ciudad del Vaticano. Estemos preparados para atravesar una masa de turistas desplegados por toda la plaza y con las billeteras bien aseguradas, que los carteristas frecuentan la zona por allí. Para entrar dentro de la Basílica no se permiten faldas ni escote ni ningún tipo de ropa llamativa, son excesivamente exigentes con eso, tengámoslo en cuenta. Maravillados con las obras de arte que esconde el edificio, podemos ir a visitar el otro gran monumento histórico: el Coliseo. Sus dimensiones abrumadoras y su inquietante laberinto interior donde hombres y hombres perdieron la vida luchando contra los leones nos harán viajar al pasado. Después nos quedará el famoso Panteón -con su maravillosa cúpula-, la Fuente de los Cuatro Contienentes -con su imponente obelisco- y la Fuente di Trevi -donde la gente se amontona para tirar una moneda al agua. La leyenda dice que si la lanzas hacia atrás, con la mano derecha sobre tu hombro izquierdo, regresarás a Roma. Y si lanzas dos, te casarás.

Coliseo

Hay tantos monumentos, esculturas y obras de arte a visitar que es imposible nombrarlas aquí. Todas guardan su magnífica historia, el paso del tiempo sobre los hombros y el valor de la belleza. Luego siempre nos quedará probar las riquísimas pizzas italianas y el insuperable sabor de los helados. Solo con eso bastará para llevarnos un buen recuerdo de la antigua Roma. Y luego seguro que volveremos, porque Roma no se ve fácilmente en un solo viaje.

Helados

Fuente y fotos: Joseph Mercier

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...