Cinco cosas que no debes perderte en Santiago de Compostela

Santiago de Compostela es una ciudad que ha sabido sacarse mucho partido a nivel turístico. Sus visitantes, en gran parte procedentes de otros lugares del territorio nacional, suelen llegar a ella de un modo muy particular: a pie. Por si el tiempo escasea y hay que elegir, te ofrecemos las cinco visitas que no puedes perderte en esta ciudad.

Santiago de Compostela es una ciudad que ha sabido sacarse mucho partido a nivel turístico. Sus visitantes, en gran parte procedentes de otros lugares del territorio nacional, suelen llegar a ella de un modo muy particular: a pie. Y es que la capital gallega (no, no es La Coruña) es el destino de peregrinaje más popular de España y uno de los más destacados de Europa. El camino que lleva hasta la ciudad, sea por la ruta que sea, es bello e interesante. Una experiencia que, dicen, te cambia para siempre.

Tan largo es el camino que una vez en Santiago algunos no pasan allí más de uno o dos días. Tampoco es que sean necesarios muchos más para descubrir lo básico de una de las ciudades más bonitas de nuestro país, aunque uno podría tirarse meses en ella y no acabar de conocerla. Muestra de ello son los múltiples rincones que te puede descubrir cualquier compostelano, a cual mejor. Pero si el tiempo escasea y hay que elegir, estas son las cinco visitas que no puedes perderte en Santiago de Compostela:

  • La Catedral: No por obvio menos cierto, la catedral compostelana es una de las maravillas arquitectónicas más destacadas de España. Este templo acoge la tumba del Apóstol Santiago, motivo por el cual ha sido un lugar de peregrinaje desde la Edad Media. Combina tres estilos arquitectónicos (románico, gótico y barroco), y de ella destacan las tres torres de la fachada principal, la Torre del Reloj, el Pórtico de la Gloria y el impresionante órgano barroco que alberga en su interior.
  • El Botafumeiro: Uno de los símbolos de la Catedral de Santiago es el botafumeiro, un enorme incensario que oscila cual columpio por toda la catedral solo doce veces al año (excepto en Año Santo, que lo hace todos los domingos). Una de ellas es, por supuesto, el 24 de julio, Día de Santiago y Nacional de Galicia. El botafumeiro funciona gracias a un sistema de poleas y al esfuerzo de ocho hombres, los tiraboleiros, que se encargan de que alcance las alturas. El origen de este incensario es lógico si pensamos que en la Edad Media los peregrinos llegaban a la catedral a decenas, cansados y sudados, y a menudo dormían en el interior del templo. El olor que se concentraba era bastante desagradable.
  • La Zona Vieja: Con este nombre se conocen el conjunto de callejuelas y casas de no más de tres plantas que rodean la Catedral, y que conforman el centro histórico de la ciudad. Gracias a una política urbanística estricta, la zona conserva todo su encanto medieval. Eso sí, los bajos están plagados de restaurantes especializados en marisco y tiendas de souvenirs. Puede ser un buen lugar para comer si se lleva el bolsillo lleno y bajo el consejo de personas que conozcan la ciudad. Algunos lugares imperdibles de la Zona Vieja son las Rúas do Franco y Do Vilar, sus principales arterias, y las plazas del Obradoiro, de las Platerías y de la Quintana, que se sitúan alrededor de la Catedral. También el Hostal de los Reyes Católicos, el Monasterio de San Paio o el Mercado de Abastos, entre muchos otros edificios emblemáticos.
  • Parque de la Alameda y Paseo de la Ferradura: Un precioso parque, frondoso y extenso, que limita en uno de sus extremos con el Campus Sur de la Universidad de Santiago -imprescindible darse un paseo si se dispone de tiempo- y con el acceso a la Rúa do Franco por el extremo opuesto. Algunos de sus puntos destacados son la Iglesia de Santa Susana, la glorieta o la estatua de Las Marías, todo un símbolo de la ciudad.
  • Parque de Bonaval: Es uno de los rincones favoritos de los compostelanos, y no es para menos. Desde ese parque, presidido por los restos del antigo convento de Santo Domingo del Bonaval, se obtienen magníficas vistas del ‘skyline’ que conforman la Zona Vieja y la Catedral. Se extiende a diversos niveles y su césped es ideal para tumbarse a media tarde.

Foto: edans

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...