China Dinosaur Park, un viaje a la era jurásica

Un viaje largo con niños o adolescentes requiere de un plus de diversión que les prometa una aventura más gratificante. El China Dinosaur Park, a unos 200 km de Shanghai, es el lugar perfecto para hacerles felices.

Un viaje largo con niños o adolescentes requiere de un plus de diversión que les prometa una aventura más gratificante. Y esta es una buena opción. Con perdón del Dinópolis de Teruel, el China Dinosaur Park es una excelente opción para una excursión dentro de un viaje por este milenario país. Ubicado en la localidad de Changzhou, a unos 200 km de Shanghai, este parque temático recrea la era jurásica entre atracciones, espectáculos y un mundo de diversión garantizada para grandes y pequeños.

Aunque no abandona la esfera de cartón-piedra típica de un parque de estas características, quienes lo han visitado aseguran que es lo más cerca que se puede estar de la época de los dinosaurios. Enormes y feroces réplicas nos esperan a cada paso, entre cascadas, cuevas y montañas, amenizadas con atracciones temáticas. Desde las más infantiles hasta las más emocionantes. Un buen ejemplo es la montaña rusa Dinoconda, cuyas vagonetas giran a la inercia que marcan las vías y generan un sinfín de inversiones a gran velocidad.

El China Dinosaur Park abrió las puertas en el 2001 y es el más grande en su especie del país. Su construcción costó unos 40 millones de dólares y se alargó durante dos años. Y junto al parque, que ocupa 60 hectáreas, dispone de un museo arqueológico con un gran surtido de fósiles, esqueletos e insectos. Ideal para combinar diversión y aprendizaje. Además, un parque acuático abre sus puertas en los meses de julio y agosto para amenizar la calurosa jornada.

La entrada al parque cuesta 120 yuanes (unos 15 euros) para adultos y 50 yuanes (unos 6 euros) para jubilados y niños que midan entre 1,10 m y 1,40m. Los niños que no alcancen esta altura y los mayores de 70 años entran gratis.

Uno de los puntos fuertes del parque es su adaptación para personas con movilidad reducida, lo que lo hace aún más idóneo para una visita en familia. Sin embargo, hay que advertir que hay pocas zonas con sombra y que puede resultar sofocante en los días soleados. Se recomienda llevar protección solar, gorra, calzado cómodo y beber mucho líquido. Y en cuanto a la comida, hay establecimientos de restauración dentro del parque. Eso sí, de baja calidad y con cartas solo en chino. La mejor opción es llevarse un bocadillo.

Más allá de lo dicho, quienes busquen una escapada divertida en su ruta por China pueden apuntar esta parada en su agenda. Peculiar y con ese toque ‘freak’ asiático, hará las delicias de toda la familia y será un buen descanso entre rutas, visitas y aproximaciones varias a uno de los países más fascinantes del mundo.

Imagen: Wikipedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...