Buenos Aires, una ciudad a orillas del agua del río mezclada con mar

Nunca había valorado la importancia de las playas en mi ciudad, siempre me parecieron parte del paisaje y que debían estar ahí porque sí, porque están, esa perspectiva cambió radicalmente cuando viajé a Argentina y vi que sus habitantes han inventado otras formas de disfrutar del sol y estar ligeros de ropa, ante la ausencia de playas en su litoral, como sabrán la capital está rodeada por el Río de la Plata.

Después de haber conseguido algunos vuelos baratos a Buenos Aires, la tierra del tango y del bife de chorizo, estaba muy entusiasmada porque había esperado un buen tiempo para realizar este viaje.

Pueto Madero en Buenos Aires

Pueto Madero en Buenos Aires

Mi estadía me encantó en aquel lugar, todos los lugares que visité me parecieron extraordinarios, pero sin duda, hay algo que llamó mi atención particular de esa ciudad.

Cuando compraba alfajores y dulce de leche en una tienda de la calle Florida, se me acercó una de las personas que atienden y me preguntó de donde era, al decirle la ciudad en donde vivo, lo que me preguntó inmediatamente fue, ¿a cuanto tiempo de ahí queda la playa?, a lo que yo contesté, a 10 o 20 minutos, dependiendo de qué playa quieras ir.

El tipo que me atendía se quedó impresionado por la cercanía de la playa, pero me puse a pensar en que era justificado su asombro, pues en la ciudad de Buenos Aires, si bien hay un río allí nadie se baña, por lo cual se emplean los parques como zonas en donde la gente puede ir ligera de ropas a disfrutar de los rayos solares.

Parque de Buenos Aires

Parque de Buenos Aires

Esto para mi fue completamente raro, pero me convencí de lo contrario cuando llegó el día sábado en la ciudad y efectivamente, vi los principales parques de la ciudad llenos de gente conversando, leyendo o simplemente tomando el sol en ropa ligera. Un panorama similar al que se ve en las playas de mi ciudad, sólo que faltaba un elemento importante que a los habitantes de Buenos Aires parece no importarle: el mar.

Desde allí siempre pensé en esa situación y en lo poco que había valorado yo las playas que hay en mi ciudad, si bien es cierto que no soy muy partidaria del sol, nunca me había puesto a pensar en no tener la posibilidad, de que si se me antoja, ir un rato a la playa.

Y hace unos días precisamente escuchaba ese sentimiento de los habitantes de Buenos Aires en una canción, que quisieran tener el mar cerca pero no lo tienen y lo expresan así: “La nuestra es agua de río mezclada con mar“, el agua de río es lo más cerca que tienen al mar, pero aún así no es el mar.

Foto 1 en Flickr

Foto 2 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...