Brasil este año, más allá de la Copa de Fútbol

Brasil ya está en boca de todos: a menos de dos meses del inicio del Mundial de Fútbol, este bello país latinoamericano tiene de todo para ofrecer, desde un punto de vista turístico. Playas, paisajes, ciudades vibrantes, selvas e islas. Te invitamos a conocer sólo algunos de estos buenos motivos para visitarlo, más allá de la Copa de Fútbol.

Brasil está en boca de todos este año, ya que será sede de la próxima Copa Mundial de Fútbol, uno de los acontecimientos deportivos más importantes del mundo para el que restan menos de dos meses para comenzar. En esta ocasión, en Viajes América Latina hablaremos de Brasil, sí, pero te contaremos buenos motivos para visitar este gran país de América del Sur, más allá del Mundial.

Hermosas playas, pueblos coloniales, pantanales, vegetación tropical y fauna salvaje, islas, son sólo algunas de las características más destacadas de este destino. En este último sentido, no podemos dejar de mencionar al archipiélago de Fernando de Noronha, uno de los más bellos, y que constituye un paraíso terrenal por descubrir.

Su costa está repleta de formaciones rocosas y arrecifes de coral, y cuenta con varias playas encantadoras, y para todos los gustos: la Praia da Atalaya, ideal para la práctica de snorkel, la do Meio, que con la marea alta se convierte en una de las favoritas de los surfers, o la Enseada da Caleira, que forma parque del Parque Natural de Fernando de Noronha y es un atractivo natural en sí misma.

Aquí, en esta paradisíaca isla se podrá optar por alojarse en la Posada Maravilla, que ofrece una serie de villas ideales para quienes busquen estar en contacto con la naturaleza y una buena dosis de tropicalismo. El hotel ofrece cinco bungalows de primera calidad, y tres apartamentos familiares.

En cualquiera de las alternativas, se encontrará confort, lujo y de las mejores vistas que puedas imaginar: hacia la Bahía del Sudeste, con las ruinas del Fuerte de Sao Joaquim a pocos metros, uno de los puntos más bonitos de esta isla. El hotel es ecológico en su construcción y funcionamiento, y ofrece servicios de calidad, todo en armonía con el entorno en el que se emplaza.

Si lo que se quiere es conocer un poco lo más autóctono de Brasil, que se mantuvo alejado del colonialismo, entonces habrá que acercarse a Bonito, en Mato Grosso do Sul, un pueblo que surgió y se desarrolló lejos de los conquistadores, y que pudo mantener en gran medida sus raíces y características originales.

En este sentido, mantiene un cupo turístico de acceso, y también políticas de conservación de sus espacios verdes, a los que no se puede ingresar sin la supervisión de un guía. Entre sus atractivos destaca el Abismo Anhumas, que es la cueva sumergida más grande del globo.

Río de Janeiro es un destino ineludible si se visita por vez primera el país: sus playas son un encanto, pero su ciudad, con sus rincones, gastronomía, cultura y monumentos, también tiene su valor por sí misma. El Cristo de Corcovado quizá sea la postal más vista de Brasil en el mundo.

Se trata de una gran escultura ubicada en lo más alto del cerro del Corcovado, cuya visita no sólo permitirá conocer de cerca este monumento ya mítico sino que ofrecerá de las más increíbles vistas de río, con la ciudad y la bahía. Paul Landowski fue su escultor y está hecho en hormigón.

Finalmente, mencionaremos otro buen motivo natural: el Parque Nacional dos Lencois Maranhenses, en Maranhao, que constituye algo así como un gran laboratorio al aire libre, con más de 156.000 hectáreas naturales protegidas, y un ecosistema que incluye dunas, lagunas y manglares.

Foto: Henrique Vicente

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...