Bosque de Piedra de Shilin, China

Más allá de ser el hogar de 1.300 millones de personas, China también es famosa en todo el mundo por albergar monumentos y paisajes únicos. Desde su arquitectura y cultura tradicional, referente del exotismo que buscan tantos viajeros, hasta monumentos como la Gran Muralla. Hoy nos adentramos en uno de sus entornos más pintorescos, prueba de que la naturaleza a veces construye formas imposibles en su proceder arbitrario: el Bosque de Piedra de Shilin.

Más allá de ser el hogar de 1.300 millones de personas, China también es famosa en todo el mundo por albergar monumentos y paisajes únicos. Desde su arquitectura y cultura tradicional, referente del exotismo que buscan tantos viajeros, hasta monumentos como la Gran Muralla. Hoy nos adentramos en uno de sus entornos más pintorescos, prueba de que la naturaleza a veces construye formas imposibles en su proceder arbitrario.

Bosque de Piedra a vista de pájaro


Se trata del Bosque de Piedra de Shilin, un conjunto de formaciones kársticas a modo de estalagmitas que miden metros de altura. Y aunque en las fotografías su cantidad no parece muy elevada, este curioso paraje se extiende por 350 km2 divididos en siete zonas. Algunas de ellas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Según cuenta la leyenda, este bosque es el lugar de nacimiento de Ashima, una preciosa joven de la etnia Yi. Tras prohibirle contraer matrimonio con el hombre que amaba, la joven se convirtió en una piedra que aún hoy se mantiene en pie y lleva su nombre. En su honor se celebra cada día 24 del sexto mes lugar el Festival de las Antorchas, una celebración con bailes populares y competiciones de lucha libre.

Pero más allá de las explicaciones más románticas sobre la creación de estas formaciones – o de algunas de ellas-, el motivo de su aparición parece debido al desgaste que el agua ha ido produciendo sobre la piedra caliza con el paso de los siglos. El resultado es bellísimo.

Lo malo de una visita al Bosque de Piedra de Shilin es que el turismo lo ha convertido en un Port Aventura de las visitas con guía, los miradores y las cámaras fotográficas. Lo único natural que sobrevive en el lugar, ajardinado al estilo oriental, son las piedras. Claro que si ellas no siguieran en pie, apaga y vámonos. En un día cualquiera hordas de turistas recorren los caminos del bosque. En su mayoría son chinos que se protegen del sol con paraguas o con variopintos sombreros. Así que de bello este paraje del mundo tiene mucho, pero de salvaje e inexplorado le queda más bien poco. Sin embargo, vale la pena verlo en un viaje al gigante asiático, por lo que se recomienda hacerlo a primerísima hora de la mañana, antes de que lleguen los tours organizados.

El Bosque de Shilin se encuentra en la provincia de Yunnan (a 120 km de Kunming, capital de la misma), en el sudeste de China. Está relativamente cerca de la frontera con Laos y Vietnam. En la la web oficial del bosque, China Stone Forest, encontraréis toda tipo de información adicional para preparar vuestra visita.

Foto: maveric2003 en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...