Bélgica, el reflejo de Europa

canal de Gante, artículo BélgicaEl país belga es mundialmente conocido por su elaboración de deliciosos chocolates y variadas cervezas. Pero, además, Bélgica enclavado en un lugar privilegiado del corazón de Europa, es mucho más que un disfrute para el paladar y los sentidos.

Con apenas 200 años de existencia, forzado campo de batalla de conflictos bélicos como la 2ª Guerra Mundial, Bélgica encierra en sus fronteras múltiples vestigios del colonialismo europeo que van desde el reflejo medieval de la ciudad de Gante hasta el esplendor de ciudades como Brujas o Amberes, fruto del desarrollo de sus puertos comerciales a lo largo de los siglos.

Hay que recordar que el país belga esta constituido por dos regiones bien diferenciadas como la de Valonia en el sur (zona francófona) y la de Flandes al norte (de habla flamenca). Bruselas, capital del país y actual sede de la UE, queda enmarcada entre ambas regiones y en ella se hablan oficialmente tanto el francés como el flamenco.

Esto nos es más que una muestra de la diversidad cultural que nos ofrece este país. Si finalmente el visitante se decide a disfrutar de sus vacaciones en el paraíso del chocolate no podrá dejar pasar por alto la visita a sus ciudades más emblemáticas:

Amberes: la ciudad de los diamantes

Aquí podremos contemplar el que fuera uno de los más importantes puertos europeos de la historia, a través del cual se introdujeron grandes cantidades de diamantes traídas de diversas partes del mundo que hicieron de Amberes el más destacado centro de tallado y distribución de diamantes del mundo.

Además, esta ciudad es conocida por ser la cuna de artistas de renombre como Van Dyck o el magnífico pintor del barroco flamenco Peter Paul Rubens (En cuya casa-museo nos podremos adentrar para conocer un poco más de su obra).

En nuestra visita no debiéramos olvidar contemplar la nada desdeñable edificación de su estación central, así como el casco antiguo de la ciudad donde se alza la magnificente Catedral de nuestra Señora, próxima a la plaza mayor (Grote Markt), presidida por la estatua de Balbo y arropada por una serie de construcciones de enorme valor arquitectónico como el Ayuntamiento renacentista o las Casas Gremiales.

Bruselas: ‘capital’ de la Unión Europea

La Grand Place es el lugar idóneo para comenzar a conocer esta ciudad que nos maravillara con su importante patrimonio cultural e histórico. La Catedral de Saint Michael o el Museo de la Ciudad del siglo XV, de estilo gótico, serán algunos de los puntos de referencia obligados en nuestra visita por Bruselas. Manneken Pis de Bruselas artículo BélgicaSin menospreciar, por supuesto, el famoso Atomium (que data de 1958) construido con motivo de la Exposición Universal, o la simpática e irreverente estatua de Manneken-Pis que tanta fama a dado a los deliciosos gofres belgas.

No obstante, no estará de más adentrarse por las pequeñas callejuelas de la ciudad para conocer en profundidad el estilo de vida de sus gentes y perderse en alguna de las miles de chocolaterías para disfruta de un tazón de Hot-Chocolate.

Gante: paraíso medieval

Históricamente conocida como una ciudad de rebelión contra la subida de impuestos y los derechos civiles, Gante nos muestra a través de castillos medievales (como el de Gravensteen y el de Geeraard de Duivel Oteen), de sus iglesias Góticas (entre las que destacan la catedral de San Bavo, o la iglesia de San Nicolas) o su deslumbrante torre de Belfry, un despliegue de realismo histórico que nos proporcionará la sensación de estar dando un paseo en el tiempo que por seguro nos hará comprender mejor la realidad de este pequeño rincón del mundo.

Pero Gante no es tan sólo un conjunto de edificios de gran valor histórico, sino que se trata de un lugar que respira vida por todos sus costados, que impregna bohemia a sus visitantes cuando caminan por la noche bajo el influjo de la tenue luz que ilumina cada uno de sus canales, y que además nos brinda la oportunidad de disfrutar de un gran repertorio de música en directo (jazz, principalmente) mientras degustamos una cerveza belga en sus pequeñas tabernas, alumbradas por las velas y construidas con enormes vigas de madera.

Brujas: ‘la Venecia del norte’

Brugge es el nombre flamenco de esta ciudad, que en nuestro idioma se traduciría como “puentes”, pues serán los innumerables puentes de esta bautizada ‘Venecia del norte’Canal Brujas (Artículo Bélgica) los que nos conducirán a través de hermosos edificios, pequeños parques y un cuidadísimo centro histórico (que ha convertido a la ciudad en Patrimonio Mundial de la UNESCO), a un mundo fantasioso que pareciera extraído de algún cuento infantil.

En Brujas tendremos la opción de alquilar una bicicleta, ya que no se permite el tráfico en el centro de la ciudad, para así poder visitar desde la catedral de San Salvador hasta la plaza de Burg, admirando por el camino la gran cantidad de edificios góticos (destacando el campanario de 83 metros de altura) y apostar después por dar un paseo en barca, que por un módico precio nos hará una maravillosa ruta desde la parte que mejor perspectivas nos ofrece de la ciudad, sus canales.

Estos no son más que algunos de los múltiples destinos que podemos encontrar dentro del país y que harán al viajero disfrutar de esta pequeña pero intensa región Europea. Pero existen otros muchos rincones que nos incitarán a perdernos por Bélgica, así que prepara la maleta y atrévete a descubrirlos disfrutando de la hospitalidad de sus gentes, dejándote embriagar por el aroma de sus cervezas y contemplando esa infinidad de edificaciones que pueblan el país, que no son ni más ni menos que testigos mudos de la historia de Europa.

Para información mas detallada sobre Bélgica no dejes de visitar las siguientes páginas:

http://es.wikipedia.org/wiki/Belgica
http://www.viajesabelgica.com/historiabelgica.htm

Foto(1): Danny Zveglic
Foto(2): Irish Guy’s
Foto(3): Claudecf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...