Amsterdam y el Museo Van Gogh

Una de las principales atracciones turísticas que tiene la ciudad de Amsterdam, en los Países Bajos, es el Museo Van Gogh que guarda alguna de las obras originales más importantes del reconocido pintor impresionista Vincent Van Gogh. Una experiencia maravillosa que no puede dejarse de lado y donde se podrán ver cuadros como los Doce girasoles en un jarrón, La habitación de Vincent en Arlés, La noche estrellada y el Autorretrato, pinturas que me fascinaban y que no podía dejar de verlas.

Cuando mi amiga Vanessa me comentó que iría a Amsterdam a encontrarse con su novio, a quien conoció por Internet y que ya había venido a verla a nuestra ciudad una vez, yo pensé que podría ir también con ella, obviamente no pensaba quedarme en la casa del novio de ella, sino que conseguiría alojamiento en Amsterdam cercano para poder estar en contacto con ellos ante cualquier inconveniencia.

Museo Van Gogh en Amsterdam

Museo Van Gogh en Amsterdam

Lo que más me llamaba la atención de realizar ese viaje era que podría ver de cerca, con mis propios ojos y sin intermediarios, las obras del pintor Van Gogh, que se encuentran en el Museo Van Gogh de esa ciudad y que atesora la colección más grande de pinturas del autor a nivel mundial, además claro de conocer esa ciudad.

Desde muy chica, no sé por qué extraña razón me había sentido atraída fuertemente por sus pinturas, recuerdo que mi mamá me hablaba de Van Gogh y yo observaba en sus libros una y otra vez las pinturas Doce girasoles en un jarrón, así como La habitación de Vincent en Arlés, La noche estrellada, que me embrujaba, y el Autorretrato, pinturas que me fascinaban y que no podía dejar de verlas.

El simple hecho de llegar a esa ciudad y pararme frente a sus pinturas, mirarlas y darme cuenta de que me pararía en frente, tal vez en la misma posición en la que alguna vez Van Gogh miró esas pinturas, hacía que se me ponga la piel de gallina.

La habitación de Van Gogh

La habitación de Van Gogh

Lamentablemente no se pueden tomar fotos dentro del Museo Van Gogh aunque tampoco me hubiera gustado guardar esas memorias por intermedio de una cámara, están bien en mi memoria en donde debo conservarlas sin más intermediarios que mis retinas.

La sensación de estar allí fue realmente auténtica, aunque algunas fotos propias hubieran podido servir como forma para ilustrar este artículo, supongo que tendrían que vivir la experiencia ustedes mismos para que puedan entender la magnitud de lo que estoy hablando.

Cuando llegué de regreso a mi país, no podía creerlo, recuerdo que regresé en la madrugada y me dormí con todo y ropa puesta, al abrir los ojos sentí un tremendo terror, la primer a pregunta que vino a mi mente fue ¿dónde estoy?, al mejor estilo de Cortazar, todo absolutamente me había parecido un sueño, por suerte conservo los boletos aéreos de aquel viaje tan maravilloso, los cuales me hacen recordar que sí estuve en Amsterdam.

Foto 1 de Kike@ en Flickr

Foto 2 de ComùnicaTI en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...