Alaska, un estado norteamericano muy frío y lleno de riquezas

Alaska, un estado norteamericano muy frío y lleno de riquezas (Parte 1)

Alaska es parte de los Estados Unidos de Norte América desde el año 1912, y considerado como un estado recién en el año 1959. Por si no lo sabías este frío territorio situado al norte del país, casi en el Ártico, antiguamente pertenecía a Rusia, y en 1867 fue vendida por el ahora risible precio de 7.2 millones de dólares. Lo curioso es que este estado norteamericano no pertenece geográficamente a su territorio sino que se encuentra bastante alejado de él. En realidad es un territorio independiente rodeado por los mares, y que forma parte de la autoridad de los Estados Unidos.

Alaska es ahora un estado lleno de riquezas de todo tipo. Desde sus bosques prácticamente vírgenes con una cantidad de fauna y flora impresionantes, hasta sus únicos glaciares y geografía llena de minerales y petróleo. Precisamente este último recurso natural conocido como el oro negro es lo que ha permitido a Alaska despegar económicamente.

Antes de iniciar nuestro viaje es importante saber que Alaska presenta distintos tipos de climas, cambiantes según la zona a recorrer. Por ejemplo, la zona de la costa occidental tiene un clima característicamente oceánico, mientras que las demás zonas experimentan un clima continental y ártico. En ambos casos el clima es por lo general bastante extremo y frío.

Los viajeros que se dirigen rumbo a Alaska lo hacen en su gran mayoría con la intención de apreciar la vida silvestre y salvaje, y tratar de explorar aquellos bosques llenos de vida y naturaleza en donde uno se siente fascinado al ver la magnitud de su territorio, y poder observar esos majestuosos animales que viven de manera salvaje en uno de los más inhóspitos rincones del planeta. En ese sentido vale la pena mencionar que se pueden ver distintos tipos de osos, desde el oso Grizzly que es el más grande del mundo hasta el oso polar que está en peligro de desparecer. Pero no sólo podemos observar osos, también se pueden ver una gran variedad de venados, alces, águilas calva, focas, ballenas, orcas, etc.

Alaska es una región salvaje, uno se da cuenta desde que llega a su capital Juneau, que es un pueblo al mejor estilo del viejo oeste, donde tabernas y bares de la época de la fiebre del oro siguen iguales sin haber cambiado mucho durante más de un siglo. Sin duda una experiencia única.

Alaska, un estado norteamericano muy frío y lleno de riquezas (Parte 2)

Seguimos recorriendo el territorio de Alaska y llegamos vía aérea a su capital, Juneau. Es importante mencionar que para llegar a Juneau no se puede acceder por carretera desde Canadá o Estados Unidos, es más no se puede llegar por carretera desde ninguna parte. Hasta aquí solo se puede llegar mediante un vuelo en avión o a través de una travesía en barco pues aunque parezca insólito no existe ninguna autopista que conecte a la capital de Alaska con algún otro lugar.

Juneau es una especie de pueblo antiguo, pero bastante turístico, siendo la capital de Alaska tiene varios tipos de atracciones donde las más populares para el turista son las tiendas de souvenir y recuerdos donde se vende muchos objetos de oro y artesanías hechas por los pobladores locales que trabajan la madera y el marfil, tallando maravillosas piezas de arte únicas hechas a mano. También puedes encontrar algunas prendas tejidas.

Es importante saber que desde la ciudad de Juneau se pueden tomar varios tours para ir a ver ballenas mar a dentro, dependiendo de la temporada, y otros tours para ver osos en su estado natural. ¿Qué te parece? El viaje se hace aún más interesante cuando en la mayoría de ocasiones es necesario viajar por medio de una avioneta o helicóptero a las afueras, que hacen de la experiencia una aventura impresionante.

Si retrocedemos en el tiempo nos daremos cuenta de que Juneau se hizo muy famosa cuando los primeros exploradores encontraron oro y se creó así un pequeño pueblo que fue fundado en 1881 y bautizado por el minero Joseph Juneau, que como es obvio, dio su nombre a la ciudad. Juneau aún guarda en sus calles mucho de lo que era en antaño. Hoy en día se pueden ver, prácticamente sin mucho cambio esas primeras casas y tabernas fundadas a comienzos de siglo las cuales mantienen ese encanto de tierra de nadie de la época.

Otra cosa que hay que tomar en cuenta al visitar Juneau es el clima, al estar bien al norte en el verano hay más horas de luz que en el invierno y siempre se recomienda visitar en general el estado de Alaska en sus épocas de más luz. El clima no es tan frío en verano siendo un promedio de 17 grados centígrados si nos exponemos al sol, pero siempre debemos salir con una casaca impreneable en caso de que llueva.

Foto | pdx3525

Foto | BL1961

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 2
Loading ... Loading ...