Al final de la Isla de Hong Kong

En el sur de Hong Kong la vida se torna más propensa a un turismo de vacaciones. Sin el vértigo que caracteriza al Hong Kong peninsular o Kowloon , pero con la modernidad y la comodidad hotelera de toda la región. Aunque se trate de un pequeño sector de la isla de Hong Kong, es el área fuera de la metrópoli más densamente poblada (aproximadamente sesenta mil habitantes) Aquí encontramos dos lugares contiguos dignos de una visita Aberdeen y Repulse Bay y, finalmente, Stanley.

Aberdeen es un distrito tan próspero que ha tomado la categoría de ciudad, es un barrio industrial que se ubica en la costa sur oriental de la isla de Hong Kong y es además un vibrante puerto marítimo En los últimos años, se ha convertido en una ciudad moderna, con edificios altos y con grandes instalaciones para entretenimiento, entre las que destacan algunos hoteles en Hong Kong. Sin embargo, mantiene su encanto del viejo mundo que fascina a los turistas. Es singular en el sentido de que recoge el estilo de vida tradicional y la modernidad en dentro de sí.

Hasta la mitad del siglo XVIII, era un pueblo pesquero. Sin embargo, desde el ataque de los japoneses en la Segunda Guerra Mundial los restaurantes han disminuido ostensiblemente. Sin embargo la costumbre gastronómica sobrevive por todos los lugares del puerto.

Es mejor para salir del autobús en la antigua carretera principal de Aberdeen y caminar a lo largo del antiguo puerto chino sus tiendas. La mejor época para visitar es probablemente la primera hora de la mañana cuando los productos marinos. Si en el camino te provoca algo, sería bueno que entres en la versión moderna de los restaurantes flotantes de Aberdeen.

El más famoso es el Jumbo Floating Restaurant, un barco enorme en donde se mezclan las tradiciones ancestrales chinas con los deleites occidentales. Puedes pasear alrededor del puerto pesquero y apreciar algo del viejo pueblo que vivía entre juncos y sampanes.


La vía más usual de transporte a Aberdeen son los autobuses y los minibuses. Puedes coger el n º 73 (sale cada 30 minutos) y seguir explorando la zona sur y esta vez hacer tu parada en Repulse Bay. Seguramente el bus hará una pequeña parada en una bella playa llamada “Deep Water” o “Aguas Profundas”. Pero ya está muy cerca Repulse Bay y lo que sigue es aún más fascinante.

Es fácil identificar a Repulse Bay, pues lo primero que se puede observar es la abundancia de templos y estatuas de diversos dioses, como el Buda Feliz, el Buda de la Fertilidad y sobre todo el “Edificio del Agujero”, que tiene una pintoresca leyenda. El nombre de Repulse Bay proviene de una batalla acontecida en el siglo XIX en la que el ejército británico rechazó un ataque pirata.

Fue sede también del ahora demolido Repulse Bay Hotel, que tuvo notoriedad en los años de la Segunda Guerra Mundial, cuando los japoneses subieron a lo largo de las colinas detrás de ella, entraron en sus jardines, y sorprendieron a los británicos, que estaban utilizando el hotel como alojamiento.

Es una lujosa zona residencial para el relax, y actividades acuáticas, en donde se distinguen una gran cantidad de expatriados. La playa se extiende con aguas claras y turquesas que se unen suavemente la orilla. Si bien no tiene arenas blancas, se distingue por ser suave y porque su color se torna amarillo dorado. Sus aguas son más bien templadas. La natación es obviamente popular para locales y extranjeros y la bahía muestra un buen sistema de seguridad, sobre todo para prevenir el paso de tiburones y plataformas. Además, durante el verano, los socorristas entran en servicio.

(Repulse Bay. Foto: Flickr)

Además de las actividades acuáticas, hay extensas instalaciones para los visitantes. Por ejemplo, barbacoas a la sombra de la playa. Además la zona está dotada de hoteles, supermercados y cafés. Hay mucha iluminación nocturna cerca de la playa, por lo que es un lugar ideal para tomar fotos. Detenerse a observar el sol resulta también interesante, muchos turistas visitan este lugar con esa intención. La Zhenhai Tower Park, construida al estilo chino tradicional, está ubicada cerca de la playa. Enormes estatuas de la Reina del Cielo y del Dios de la Compasión (Kwan-yin), sentado frente al parque.

Si aún esperas un lugar donde puedas hacer compras en esa ruta, entonces hallarás el camino correcto más al sur, en Stanley, que es el lado más meridional de la isla de Hong Kong. Desde luego, las bellas playas continúan, pero la mayor atracción en Stanley es un gran mercado en donde se puede encontrar todo; desde artesanías hasta ropa de las más exclusivas marcas del mercado mundial. Lo aconsejable es que se vaya un día distinto a los fines de semana, cuando el tumulto de gente en éste es algo incómodo. Como siempre el regateo no estará de más. El lugar además cuenta con restaurantes de una muy agradable comida, cafeterías y- como en todo Hong Kong -excelentes alojamientos.

(Mercado de Stanley. Foto: Flickr)

El sur de Hong Kong es una zona propensa a un turismo más de descanso y menos urbanístico, ideal para visitarlo después de haber pasado por el abrumador ambiente de la península de Kowloon. Las playas son su principal atractivo, pero aquí encontrarás construcciones coloniales, templos, monumentos, parques, oportunidades para comprar algo y sobre todo buena comida, siempre asociada con su riqueza marina. En resumen, la variedad del sur de Hong Kong está garantizada a pesar de su pequeño trayecto.

Imágen:

Jumbo | Flickr

Panorámica Repulse Bay | Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...