Viaja en el tiempo con el tren mallorquín de Sóller

La sierra mallorquina de Tramuntana te ofrece la oportunidad de atravesarla en su singular Tren de Sóller datado de 1912, el cual une dicha localidad con Palma de Mallorca. Un viaje experiencial a bordo de un tren con olores y traqueteos del pasado por los magníficos parajes naturales en el presente.

Tren Sóller

Un recorrido a bordo de un particular ferrocarril cuidado hasta el mínimo detalle, repleto de mobiliario antiguo y mantenido artesanalmente.

¿Quieres un viaje en tren diferente? La sierra mallorquina de Tramuntana te ofrece la oportunidad de atravesarla en su singular Tren de Sóller datado de 1912, el cual te permite un viaje de época a lo largo de los 27,3 km que recorre para unir dicha localidad con Palma de Mallorca. Sin duda, un viaje experiencial a bordo de un tren con olores y traqueteos del pasado por los magníficos parajes naturales actuales.

Madera barnizada, asientos de piel, lámparas de época, ilustraciones con historia… convierten el Tren de Sóller en un viaje en el tiempo, una traslación a esa época en los que los pasajeros comenzaban a disfrutar los primeros avances del transporte durante la revolución  industrial. Desde los vagones hasta la estación de Palma están cuidados al detalle, pues una modernista forja es la encargada de darnos la bienvenida a este particular ferrocarril en la capital mallorquina.

Un ferrocarril que data de principios del siglo XX fruto de la iniciativa llevada a cabo por un grupo de empresarios mallorquines hartos de que la próspera localidad de Sóller quedara aislada durante el invierno de la capital mallorquina. Una incomunicación que acortaba distancias  con el territorio francés vía marítima  mientras que las abría con la propia Palma, siendo la extensa comunidad de franceses asentados en Sóller un claro ejemplo de dicha chocante situación.

Pero para ello fue necesario hacer frente al titán natural que suponía la Sierra de Alfabia, la cual tuvieron que atravesar a lo largo de 2,8 km mediante una sucesión de túneles que marcan el atractivo y la peculiaridad de este trayecto. Hasta 13 túneles cuyas longitudes van desde los 33 metros hasta los 2.876, componen el recorrido, a los que se suman distintos puentes y el viaducto “dels cinc-ponts” de cinco arcos con luces de 8 metros de altura.

Este ferrocarril caracterizado por su inusual vía estrecha de 914 mm – de yarda inglesa – cuidado hasta el mínimo detalle, repleto de mobiliario antiguo y mantenido artesanalmente recorre a diario y de forma initerrumpida este trayecto entre Palma de Mallorca y Sóller capaz de envolverte en otro tiempo, en otro lugar.

Un tranvía eléctrico como hermano

Sólo un año después de la puesta en marcha del Tren de Sóller, nacía el primer tranvía eléctrico de Mallorca, aquel que estaría destinado a ejercer de nexo entre Sóller y su puerto. Una obra de ingeniería que en un primer momento contaría incluso con su propia central eléctrica ubicada en l estación para alimentar el tranvía. A pesar de que el transporte de pasajeros fue su principal estímulo, pronto se descubriría como un potencial transporte para el pescado fresco desde el puerto hasta Sóller. Por ello, se incluyo un pequeño vagón isotérmico, además de remolques para transportar carbón a la antigua base militar de submarinos del Port de Sóller y a la fábrica de “el Gas”; así como minas y torpedos desde el polvorín de Caubet.

Esta pieza de coleccionista de los trenes eléctricos todavía conserva los vagones originales numerados del 1 al 3 así como los remolques 5 y 6. Sin duda, una reliquia que va de la mano de su hermano el ferrocarril, ambos convertidos en un legado histórico del transporte mallorquín.

Fuente: El País

Foto/ Annie Mole

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...