Terminan las obras de la tumba de Jesucristo

Tras un largo proceso de restauración la tumba de Jesucristo está disponible de nuevo para los turistas.

restauración de la tumba de Jesucristo

Desde épocas remotas los misterios que envuelven la tumba donde se cree que yació Jesucristo han sido protagonistas en muchos momentos de la historia, sobre todo para los cristianos. El famoso Santo Sepulcro se encuentra ubicado en el centro de la Vieja Ciudad de Jerusalén, un lugar de visita casi obligada para la gran mayoría de los fieles.

Pero como ocurre con todos los monumentos de gran antigüedad el paso de los años afecta a la infraestructura y la cámara funeraria de Jesús también se ha visto dañada. Por este motivo durante 9 meses se ha llevado a cabo una restauración de la tumba para mejorar su conservación. Hace unas semanas finalizaron estas obras y de nuevo la tumba abre sus puertas al público.

Para la mayoría de los expertos este proyecto de restauración era más que necesario, puesto que la tumba presentaba un mal estado de conservación. Las obras principalmente se han centrado en reparar la piedra caliza del sepulcro, conocida como édicule, así como la estructura de mármol que se construyó en el siglo IV para establecer el lugar exacto donde se cree que descansaron los restos de Jesús.

La organización neoyorquina sin ánimo de lucro World Monuments Fund (WMF), que está dedicada a la conservación de monumentos históricos, ha sido la encargada de supervisar el proyecto, mientras que la dirección del mismo recayó en la figura de Antonia Moropoulou, vicerrectora de la National Technical University de Atenas.

No es la primera vez que se ha intentado llevar a cabo una obra de restauración en el sepulcro, puesto que este lugar de culto ha sufrido numerosos asedios y ataques a lo largo de la historia. Pero no ha sido hasta ahora cuando finalmente se han podido realizar. El principal motivo era que las 6 clases cristianas que existen en la actualidad (ortodoxa griega, ortodoxa siria, armenia, etíope, capta y la iglesia franciscana) mantenían conflictos de forma constante al ser la tumba un lugar de peregrinación intocable para muchas personas.

Al final todas ellas decidieron dejar a un lado sus “guerras” particulares y colaborar para que saliera adelante este proyecto. Las obras de restauración han costado alrededor de 3,45 millones de euros, aunque esto ha sido solo para una primera fase. La WMF pretende seguir con ellas el próximo año para mejorar la estabilidad de la tumba y además evitar que la humedad de la zona siga dañando los materiales de este lugar tan querido.

Vía: CNN

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...