Skagen, en el techo del continente europeo

skagen aereo
Pensar en Dinamarca suele ser pensar en Copenhague. La atractiva capital del país acapara gran parte de las intenciones turísticas de muchos de sus potenciales visitantes. Quien no haya echado nunca un vistazo al mapa de Dinamarca, se sorprenderá de que Copenhague no se encuentre en la península danesa de Jutlandia, la mayor extensión de tierra del país. La capital está en la isla danesa más grande, frente a la misma costa sueca. Si tienes poco tiempo para visitar Dinamarca, te ofrecemos unas pinceladas sobre un pueblito en el techo de su península y, por consiguiente, del continente europeo, bien lejos de la capital.

Entre dos mares

Skagen es la expresión perfecta del encuentro de dos mares diferentes, el báltico y el del Norte. Se trata de un pueblecito pequeño, aunque bien construido, con la monótona perfección que parece gobernar toda Dinamarca. Casitas de madera coloreadas con diferentes temperaturas de un cálido amarillo acogen al visitante. No obstante, y pese a la primera impresión de población aburrida, en verano incluso se pueden encontrar un par de calles atestadas de bares de fiestas con música en directo y un vivo ambiente. Algo poco esperado en un pueblecito danés situado en la misma punta de uno de los países más tranquilos de Europa.

60 kilómetros de playa

Pero, aparte de la vida nocturna, si por algo destaca Skagen y sus alrededores, es por sus costas. En los márgenes del cuello de botella en el que está situada la localidad, el visitante puede disfrutar de alrededor de 60 kilómetros de bosque, duna y playa virgen. Una delicia para el turista acostumbrado a otras costas machacadas a base de cemento, ladrillo y arena sintética.

Cuando el visitante tiene la oportunidad de caminar por ese paisaje como perteneciente otro planeta, sin prácticamente un alma en cientos de metros a la redonda, el viajero tiene la sensación de ser afortunado: no pasa todos los días tener ante sí kilómetros de playa virgen para uno solo. Los contrapuntos son que el agua está lo suficiente fría como para evitar el baño, y que algunas zonas están infestadas de gordas medusas.

Dormir gratis

Ocurre en países como Dinamarca, Suecia o Noruega que la acampada libre está permitida, algo muy poco común (cada vez menos) en países del sur de Europa. En el país que ahora nos ocupa, hay un millar de puntos de acampada en el que plantar la tienda en lugares acondicionados. Estos puntos suelen contar con un lugar para hacer fuego y cocinar, además de estar rodeados por refugios de madera para el que sólo tenga un saco para dormir.

Si llegas a Skagen con poco dinero y deseas pasar noche a escasos 500 metros de la misma playa, sólo tienes que acudir a la oficina de turismo situada en el corazón del pueblo para obtener la información que te lleve hasta el par de puntos de acampada libre que hay en la zona: todo un lujo gratuito para el que quiera conocer la Dinamarca más natural y salvaje.

Foto: http://www.hotelpetit.dk

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...