Roma, la ciudad más turística de Italia

Roma es una de las ciudades turísticas por excelencia. Sus templos y monumentos atraen cada año a millones de turistas que, cristianos o no, quedan deslumbrados con la belleza del Vaticano y con la majestuosidad del Coliseo.

Aunque este año el tráfico de turistas se ha desplazado más fuera de Italia debido a la visita del Papa a nuestro país con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, no se puede negar que el Vaticano y todo lo que este conlleva es un motivo importante de atracción para los millones de personas que cada año escogen Roma como lugar de vacaciones.

Nos guste más o menos admitirlo, lo cierto es que los hoteles de Roma no pueden quejarse y, pese a no ser una ciudad costera, la capital italiana consigue que cada puente o cada época de descanso vacacional los turistas corran a conocerla. Si hemos de ser honestos, motivos no faltan.

Dejando de lado la más que obvia visita al Vaticano coronado y centralizado en torno a la magnífica y suntuosa catedral de San Pedro desde cuya cúpula podremos contemplar una de las vistas más imponentes de Roma; lo cierto es que la ciudad italiana tiene mucho que ofrecer a quienes la visitan.

El Coliseo es uno de los mayores atractivos de Roma.

El Coliseo es uno de los símbolos  por excelencia de la ciudad y también una de sus principales atracciones para los turistas. Es prácticamente imposible no quedar abrumado por las dimensiones de este antiguo circo que fue maravillosamente reconstruido por ordenador en la película Gladiator. Caminando por sus pasarelas, habilitadas para que podamos recorrer el monumento al completo sin deteriorarlo, es fácil que nuestra mente evoque lo que sentirían los gladiadores que allí competían.

Pero ni Roma es el Vaticano ni es tampoco el Coliseo. La capital italiana ofrece muchas más opciones a quienes la visitan. El Centro Histórico, delimitado por el río Tíber, Villa Borghese y el Foro Romano acumula la mayor parte de edificios plazas y monumentos que deben visitarse en esta ciudad.

Uno de ellos es el Panteón que fue construido por un mandato del emperador Adriano en el siglo I y que fue el primer templo romano en convertirse en iglesia. La Plaza Navona, la Fontana De Trevi, la plaza de la República, la plaza Navona (de la que se dice que es una de las más bellas del mundo), el Palacio de Víctor Manuel  II de Saboya o la Plaza de España, que toma ese nombre porque en ella estaba situada la embajada española y porque su gran escalinata fue diseñada por un español son otros de los lugares que no debes perderte durante tu estancia en Roma.

Imagen: Flickr por ReservasdeCoches

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...