¿Por qué es mejor viajar en tren que en avión?

¿Es realmente mejor viajar en tren que en avión? Os damos algunos motivos para pensar que así es indudablemente.

tren

Por norma general solemos repetir eso tan habitual de «el avión es el medio de transporte más seguro del mundo» y eso nos suele reafirmar todo lo que pensamos de esta forma de viajar. En ocasiones suele ser lo que nos ayuda a perder el mundo a desplazarnos por los cielos o a superar los problemas que se suelen producir en los aeropuertos con tantos controles y retrasos (¿quién no ha perdido un vuelo de enlace en alguna ocasión?). Pero hace unas horas leíamos un artículo de The Telegraph que nos ha hecho pensar que su redactor tiene cierta lógica cuando dice que viajar en tren es mucho mejor que hacerlo en avión. Y para demostrarlo aporta una serie de razones. Como de costumbre, os dejaremos enlazada la fuente de inspiración al final de nuestra versión de esta idea que no pasa desapercibida y que puede ser un buen tema de debate.

¿Los trenes son más seguros?

Eso es lo primero que plantea el artículo. Acostumbrados a oír de la seguridad de los aviones lo cierto es que es fácil ver dónde se encuentra la trampa. El punto de vista influye mucho en que creamos que un medio de transporte es más seguro que el otro. Si hablamos en distancia y proporción de muertes, los aviones son más seguros, pero si hablamos de accidentes, los trenes se llevan la palma. Que nadie entre en pánico leyendo estas líneas y piense que entonces ninguno de los dos medios de transporte es seguro, porque ambos lo son. Pero dependiendo de cómo valoremos la estadística llegaremos a un resultado concreto u otro, lo que no deja de ser interesante. Debido a ello hay peso en decir que los trenes son más seguros. Nadie lo puede negar si valoramos la estadística desde el punto de vista de la cantidad de personas que fallecen en cada accidente que se produce.

No tenemos que pasar por el aeropuerto

Os lo decíamos en las primeras líneas del artículo ¿verdad? Para nosotros tener que pasar por el aeropuerto, los controles de seguridad, los «quítese los zapatos, y el cinturón, ponga su ordenador portátil fuera de la bolsa» y demás situaciones son de lo más estresantes. Tan estresantes que hay estudios que dicen que pasar por un aeropuerto es incluso más estresante que realizar una mudanza a una nueva casa. Y eso es estresante de verdad. En las estaciones de tren los controles son mucho más sencillos y nunca nos encontramos ante ese tipo de entorno sobrecargado de tantas personas que podemos pasar largos periodos de tiempo haciendo cola.

Los trenes son mejores para el medio ambiente

Decir esto implica apoyarse en una serie de cifras: al volar en avión se consumen 285 gramos de CO2 por pasajero y por kilómetro, mientras que cuando lo hacemos en tren la cantidad consumida es de solo 14 gramos. Por lo tanto, aunque la humanidad depende de los aviones y cada vez los utiliza más, no se puede negar la realidad de que el viaje en avión está llevando a que el medio ambiente de nuestro planeta se vea muy dañado por ello. Pero sabemos lo difícil que es dar marcha atrás en un estado en el cual el avión es un medio de transporte tan común y necesario para viajar, sobre todo, entre países. Pero quizá esos viajes en avión que realizamos entre ciudades (el típico Madrid-Barcelona) no sean en realidad tan necesarios y evitándolos podamos ayudar un poquito a nuestro planeta, lo que llegados a este punto no le viene mal.

tren antiguo

Llegar a un punto central en las ciudades

Esto no siempre se aplica, lo sabemos. Todo depende del destino al que nos dirijamos, pero la proporción de ocasiones en las que puede ocurrir sí que es elevada. Nos referimos a cómo las estaciones de tren suelen estar en lugares céntricos y no apartadas de la mano de dios como ocurre con los aeropuertos. A cada llegada a un aeropuerto tenemos que sumarle alrededor de una hora de viaje, de taxis o de búsqueda de trenes, metros o autobuses que nos lleven hasta el centro. En el caso de los aeropuertos internacionales la situación es todavía más molesta, porque hemos llegado al país que deseábamos visitar, pero aún estamos lejos del centro de la ciudad.

Los madrugones para llegar pronto al aeropuerto

Sabemos que para viajar en avión hay que estar dispuestos a llegar alrededor de dos horas antes al aeropuerto, porque hay mucho trámite que hacer antes de poder embarcar. Demasiados procesos, demasiados madrugones por la mañana y el riesgo de quedarnos dormidos y no llegar a tomar el vuelo por un despiste. Los trenes no son tan exigentes en estos casos y nos ofrecen mucha más flexibilidad.

Las vistas

Un poco subjetivo, pero coincidimos. Cuando viajamos en avión no es que veamos demasiado paisaje. Hay unos momentos concretos en los que sí que nos podemos asomar y veremos lo que hay bajo nosotros, pero es algo esporádico cuando nos acercamos al aeropuerto de aterrizaje. Por su lado, el tren nos permite ver lugares de las ciudades que raramente vamos a tener la oportunidad de ver de otra manera y en algunos casos son vistas realmente bonitas, con lagos, praderas y otros lugares llenos de encanto.

Vía: The Telegraph

Foto: WikiImagesFree-Photos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...