Piérdete en Praga

praga.jpg
La capital de la República Checa, en Centroeuropa, es una de las ciudades más bellas del viejo continente y muchos viajeros aseguran que es lo mejor que han conocido. Sus calles medievales invitan a perderse… por lo menos, una vez en la vida. Ahora, desplazarse a la capital checa cada vez resulta más económico gracias a las múltiples ofertas de vuelos a Praga con las que cuentan las compañías y agencias de viaje.

La zona más turística la encuentras en los barrios de ‘Stare Mêsto’ o ‘Ciudad Vieja’ y ‘Malá Strana’. En el centro de la ‘Ciudad Vieja’ tienes la Plaza del Ayuntamiento, que enseguida te cautiva por el encanto de sus señoriales edificios y el ambiente tan agradable que allí se respira.

Esta plaza es famosa por el reloj astronómico del edificio consistorial, del siglo XV. Cada hora, cientos de personas acuden a contemplar el desfile de los apóstoles que marcan las horas mientras suenan las campanas y cantan los gallos. En la escena no faltan otras figuras que simbolizan la vanidad, la miseria, la muerte y el turco.

Pero en este lugar también se levanta la iglesia gótica de Nuestra Señora de Týn, cuyas torres constituyen uno de los símbolos de Praga. A unos pasos está una de las dos iglesias barrocas de San Nicolás que existen en la capital checa.

Callejeando por la ‘Ciudad Vieja’ llegas hasta uno de los puntos con más ambiente de Praga. Se trata del puente de Carlos IV. Tiene quinientos metros y une las dos orillas del Moldava, dando acceso a ‘Malá Strana’. En el puente, decenas de vendedores te ofrecen grabados o acuarelas con las panorámicas más impresionantes de la ciudad. Intenta no cruzarlo en las horas centrales del día, pues el sol resulta muy pesado. Además, está abarrotado de gente.

Cuando cruzas el puente, la primera calle que pisas es Mostecká. Allí comienza la subida a la zona alta de la ciudad, coronada por el castillo que alberga la catedral. La catedral es bella por dentro y por fuera. Es uno de los templos góticos más grandes de Europa que comenzó a construir el rey Juan de Luxemburgo en el siglo XIV.

Foto: surfstyle

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...