Parque Nacional del Manu, en Perú

Parque Nacional del Manu

¿Todavía no conoces a la zona núcleo de la Reserva de Biosfera de Manu, reconocida por la UNESCO en 1977? ¿Tampoco te inquieta visitar el sitio que, en 1987, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad? Hazte una escapada hasta Perú: entre Cusco y Madre de Dios, a 1400 kilómetros de Lima, hay 1.884.200 hectáreas que merecen reconocimiento: el Parque Nacional del Manu.

Entre sus atractivos, este parque -tal vez el mayor tesoro natural del Perú– posee más de 800 especies de aves, 200 de mamíferos (que incluyen más de 100 especies de murciélagos), 120 ejemplares de diferentes peces y árboles característicos -como el cetico, la topa, el cedro, el tornillo, la castaña, el jebe y la lupuna-, que forman mosaicos de bosque húmedo tropical.

Por otra parte, si tienes espíritu curioso y aventurero, en Manu encontrarás el sitio perfecto. Entre caminatas, observación de flora y fauna y montañismo podrás tomar contacto con bellos paisajes, mientras disfrutas del avistaje de aves muy difíciles de encontrar en otros lugares de la selva, como el águila harpía, el jabirú y el espátula rosada. Sobre las ramas de los árboles ubicados a orillas de los ríos, es probable que divises al sacha pato (ancestro silvestre del pato criollo). Durante tu recorrido tampoco es imposible cruzarse con gansos, gallito de las rocas, el mono choro común, el lobo de río, el jaguar y el oso de anteojos, entre otros.

¿Te interesan otras culturas? Entonces ya no quedan dudas: el Parque Nacional del Manu no te decepcionará. En sus inmediaciones hay poblaciones agrupadas en más de 30 comunidades campesinas que mantienen el quechua como lengua materna. Hay también grupos nativos amazónicos que pertenecen a diferentes etnias, como por ejemplo los Matsiguenka, Amahuaca, Yine, Amarakaeri, Huachipaire, Mashco-Piros y Nahua.

Para tener en cuenta en caso de viajar al parque: la temporada turística comienza en abril y termina en diciembre, pero se registra un aumento de los visitantes entre junio y septiembre. De enero a marzo son muy frecuentes las lluvias y la temperatura ronda entre los 25 y los 35 grados. Por otra parte, es muy importante respetar las normativas que sólo permiten excursiones en zonas autorizadas y prohíben desde la recolección de especies de flora y fauna hasta el contacto con pobladores nativos.

Foto: Talisen.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...