Oskar Schindler y Cracovia

schind1.JPG

Para quien no recuerde el argumento de la película La lista de Schindler, Steven Spielberg nos mete en la historia de un empresario alemán, Oskar Schindler (1908-1974) que salvó a más de mil judíos del Holocausto de Hitler por medio de un contrato en su fábrica de cerámica situada en Cracovia.

Hoy en día, esta fábrica todavía existe. Está ubicada en la calle Lipowa, dentro del gueto alemán, al otro lado del río Vístula. Los judíos vivieron en esta zona de la ciudad después de ser expulsados de Kazimierz en marzo de 1941. Tuvieron que cruzar los puentes cargados con todas sus pertenencias, como muestra la película. La fábrica de Oskar Schindler es testigo de aquella época de brutalidad.

schind2.JPG
La entrada de la fábrica recuerda, evidentemente, a la película, pero nos remite, también, a la crudeza de la historia. Nos lleva a revivir el trabajo de aquellos judíos que lograron salvarse del exterminio. Sólo se puede visitar una muy pequeña parte de la fábrica, subiendo las escaleras donde se encontraba el despacho de Schindler. Se muestra un documental sobre la historia del gueto y se recoge la historia de los trabajadores de la fábrica. Se está rehabilitando la fábrica para que pueda albergar más exposiciones.

En el número 25-29 de la calle Lwowska y el número 62 de la calle Limanowskiego –detrás de la escuela– hay restos del muro del gueto.

schind3.JPGSpielberg también utilizó como escenario de su película un patio típico del gueto situado en el número 12 de la calle Jozefa. Aunque no es el gueto alemán, sino que es el gueto judío, le pareció más adecuado. En este callejón se rodó la escena de una madre y un hijo escondiéndose detrás de unas escaleras mientras los nazis registran las casas.

schind4.JPGOtro lugar que deberías visitar en este recorrido por la historia es la plaza de los Héroes del Gueto, ocupada por numerosas estatuas de sillas. El cineasta Roman Polanski financió este memorial, que quiere recordar a todos aquellos judíos que cargaron con sus muebles, su ropa, sus objetos personales… hacia el gueto. En esta misma plaza está la farmacia del gueto, donde un doctor no judío, Pankiewicz, arriesgó su vida por asistir a un pueblo moribundo.

Fotos: Meritxell Díaz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...