Malvinas/Falklands, un paraíso natural

Pingüinos en las Islas Malvinas / Falkland Islands

Hablar de las Islas Malvinas (Falkland Islands para los ingleses) es referirse a un territorio controversial. Históricamente disputado por Argentina e Inglaterra, la realidad marca que desde el 2 de enero de 1833, cuando el ejército inglés invadió militarmente las islas y desalojó al gobernador argentino Luis Vernet, el archipiélago está bajo dominio de la corona británica.

A 480 kilómetros de la costa patagónica, en la plataforma epicontinental del Mar Argentino, las Malvinas/Falklands ofrecen un territorio plagado de bellezas naturales. Grandes colonias de pingüinos, albatros, petreles, patos, elefantes marinos y una amplia variedad de peces transforman a las islas en una gran reserva ecológica.

El auge del turismo en la zona se vio potenciado con los cruceros que llegan hasta la Antártida y realizan una escala previa en las Malvinas/Falklands. Estos paseos incluyen desembarcos en pequeñas islas para disfrutar de la fauna local y varias horas de recorrido por Puerto Argentino/Stanley, la capital del territorio.

En esta localidad portuaria viven casi 2.000 de los 3.000 habitantes del archipiélago. Es realmente una pequeña porción de Inglaterra en Sudamérica: los automóviles circulan por la izquierda, a las cinco de la tarde se bebe el típico té y más tarde, los pubs se llenan de decenas de personas sedientas en búsqueda de cerveza.

El paisaje es pintoresco, con casas del siglo XIX, iglesias anglicanas y los ya mencionados pubs. El más popular es The Globe Tavern, donde nunca falta la cerveza Guiness. Las tiendas de recuerdos ofrecen todo tipo de merchandising con pingüinos e incluso material histórico sobre el conflicto bélico de 1982.

Los atractivos son numerosos y todos se encuentran a escasos kilómetros de distancia. Unos pocos días alcanzan para disfrutar de la vida natural y cultural que las islas tienen para ofrecer. Es recomendable que el primer paso para el visitante sea acercarse al Jetty Visitors Centre, el centro de información local. Todo lo referentes a paseos, recorridos y excursiones puede averiguarse allí.

Para tener en cuenta: aún quedan cientos de campos minados tras la guerra del ’82, por lo que el libre tránsito de los turistas está restringido. De todas formas, numerosos carteles advierten sobre el peligro de las minas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...