Maastricht, hogar de 1.600 monumentos

La ciudad holandesa es conocida porque allí se firmó uno de los más importantes tratados de la Unión Europea. Pero Maastricht es mucho más que eso, puesto que a su imponente patrimonio cultural añade la alegría y la vida que le dan los estudiantes de su famosa universidad.

maastricht II

En la increíble plaza Vrijthof se pueden presenciar postales tan espectaculares como esta.

Famosa por ser la sede de la firma de uno de los más importantes tratados de la Unión Europea, Maastricht respira historia por todos lados. De hecho, esta pequeña ciudad de 12.000 habitantes es el hogar de un impresionante patrimonio cultural que cuenta con nada menos que 1.600 monumentos protegidos.

Maastricht, fundada por los romanos en el año 50 a. C. se sitúa en el sur de Holanda, muy cerca de la frontera con Bélgica y en un entorno natural increíble, bañado por las aguas del río Mosa. Pero una vez que nos adentramos en esta ciudad, de gran tradición universitaria, es cuando empezamos a quedarnos boquiabiertos. El adoquín y las casas victorianas, dos de sus principales señas de identidad, nos acompañarán durante un increíble viaje al pasado que debe comenzar en la plaza Vrijthof.

Se trata de un amplio espacio arbolado con multitud de cafeterías, presidida por los edificios más emblemáticos de la ciudad: el de la Guardia Militar, el de la Gobernación española, el teatro neoclásico Generaalshuis y la iglesia de St. Servatius. Esta última fue fundada en el siglo XVI en honor al primer obispo de Holanda, y en su interior conserva multitud de reliquias que datan incluso de hasta el siglo XI.

Nuestra visita debe continuar por la calle Plankstraat, al principio de la cual todo se torna en un paisaje medieval. Al fondo, de hecho, veremos lo que parece un castillo, aunque realmente es la Basílica de Nuestra Señora, un imponente edificio construido antes del año 1000. Una joya que conserva un gran coro románico, el cual data del siglo XII. Cruzando la calle nos toparemos con la muralla medieval, gran parte de la cual aún permanece intacta. Desde aquí, el camino nos llevará al Portal del Agua, una torre romana ubicada junto al antiguo puente sobre el río Mosa, estructura que data del año 1280.

maastricht

El río Mosa y las casas de estilo victoriano son dos de los principales protagonistas de la ciudad.

Tampoco cabe olvidar uno de los lugares más especiales: el subsuelo de Maastricht. Por increíble que parezca, las Cuevas de San Pieter son un auténtico laberinto con más de 20.000 pasajes que recorren la parte de la ciudad que no se ve. Toda una experiencia de la que podremos descansar en la barroca Plaza del Mercado, punto de reunión favorito de los universitarios.

Cerca de allí también nos llamará la atención una iglesia del siglo XIII en la que si entramos nos quedaremos sorprendidos al darnos cuenta de que ha sido remodelada en una espectacular librería. Un elemento más de la importante vida cultural de esta ciudad que reúne museos, monumentos y animadas terrazas en un ambiente multilingüe y alegre. Maastricht es capaz, por tanto, de conquistar a cualquiera; incluso a escritores de la talla de Alexandre Dumas, que no encontró un sitio más romántico para que su mítico personaje, el mosquetero D’Artagnan, encontrara la muerte.

Foto WouteR y Orangesplaash

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...