Los Corredores Turísticos Seguros de Honduras

Las autoridades de Honduras han lanzado estos recorridos y espacios protegidos con el objetivo de mantener la afluencia de turistas, sobre todo norteamericanos, que cancelan sus reservas por miedo a la inestabilidad y violencia que vive el país.

honduras

Hay muchos y muy buenos motivos para visitar Honduras. Su exuberante litoral, con archipiélagos tan populares como las Islas de la Bahía o el televisivo Cayo Cochinos, es un paraíso inexplotado de especies exóticas, aguas cristalinas y tranquilidad. Sus parques naturales, con multitud de animales autóctonos, cascadas, cuevas y otros alicientes. Su legado arqueológico, sus centros históricos de carácter colonial o sus tradiciones vivas, que maravillan al visitante con una explosión de alegría y color.

Sin embargo, las voces que alertan que Honduras es un país inseguro han puesto en grave situación al sector turístico del país. Un sector que mueve unos 535 millones de euros anuales, y que genera 156.000 empleos directos.

Los viajeros estadounidenses están entre los más fieles a este destino centroamericano. Sin embargo, un aviso emitido por las autoridades del país ha provocado una ola de cancelaciones para este verano, lo cual ha obligado al gobierno de Honduras a tomar carta en el asunto y extender una imagen de seguridad de cara al visitante extranjero.

Con este objetivo se han creado los Corredores Turísticos Seguros, una red de rutas y espacios con grandes alicientes para el visitante en los cuales se han reforzado hasta el extremo las medidas de seguridad. El objetivo es crear una especie de cordón libre de peligros, que aísle al turista de la realidad convulsa del país.

Uno de los lugares alcanzados por estos corredores es La Ceiba, tercera urbe del país y popular por su Carnaval, sus recursos naturales y sus playas. Allí se han instalado 120 cámaras de seguridad y se está trabajando para la integración social en las zonas más malmetidas y sometidas a la delincuencia.

La Ceiba pertenece al departamento de Atlántida, uno de los 15 en los que se divide el país. Junto a él, otros seis están incluidos en las zonas a evitar a juicio del gobierno de Estados Unidos: Colón, Copán, Francisco de Morazán (donde se sitúa la capital, Teguciualpa), Ocotepeque, Yoro y Cortés.

Precisamente en Cortés se encuentra la que se considera la ciudad más violenta del mundo, San Pedro Sula. Su patrimonio arquitectónico y museístico convive con una tasa de muertes violentas de 159 por cada 100.000 habitantes en 2011. En 2010 un total de 24 ciudadanos de Estados Unidos perdieron la vida en esta ciudad, y las causas de los crímenes están aún por resolver.

En cualquier caso, y como en todos los países que sufren inestabilidad social, basta con evitar las zonas de riesgo para disfrutar de unas vacaciones tranquilas e inolvidables. A juicio de cada uno queda si realmente es agradecido visitar un país sin salir del gueto turístico, y sin conocer su realidad. Por otra parte, pensemos que los puestos de trabajo de miles de personas dependen de este sector, y que nuestro ?boicot? puede quitarles el pan. Como siempre, un tema muy delicado.

Foto: gregrien.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...