Los beneficios de que los niños viajen al extranjero desde jóvenes

Hay muchos motivos por los cuales deberíamos apoyar que nuestros hijos viajen al extranjero desde pequeños.

Los beneficios de que los niños viajen al extranjero desde jóvenes

Como padres, una de las acciones que nos tenemos que ocupar de inculcar entre nuestros hijos es el afán por viajar al extranjero, la pasión por descubrir nuevos lugares y por conocer otras culturas. No solo para que experimenten, sino también porque está demostrado que viajar aporta una serie de ventajas en la educación de los niños que les ayudarán mucho en el futuro.

Los niños que viajan fuera de su país desarrollan una mayor tolerancia al contacto y la interacción con otras culturas y por supuesto con otras etnias. Esto es muy importante y fomentando el turismo internacional entre los más pequeños estaremos ayudando a que los niños vean el mundo con otros ojos. Hay culturas y sociedades que por tradición son muy cerradas en sí mismas, como algunos países de Asia, donde el único contacto con el exterior se produce mediante las películas de Hollywood. Y los niños de estos países tendrán serios problemas para interactuar con personas de otras naciones cuando sean mayores. Todo ello lleva a que se fomenten conductas racistas y de escasa tolerancia, algo que se puede frenar y detener de manera absoluta apoyando a que los niños viajen más cuando son jóvenes y que así absorban conocimientos de otras culturas desde sus primeros años.

Hay que pensar que los niños son esponjas y que lo que ven desde jóvenes va a ser algo que se instaure en ellos con normalidad. Por ello es conveniente darles una normalidad en la interacción con otras culturas y razas, ayudando a que los más pequeños lo vean todo como algo normal y no como algo extraño.

Viajar al extranjero también es algo que ayuda a que los niños sean menos quisquillosos con la comida. Todos sabemos lo difícil que es conseguir en ocasiones que los niños prueben nuevos platos. Pero si se encuentran en el extranjero se verán empujados a hacerlo por necesidad. Eso les beneficiará de manera que cuando vuelvan a su país tendrán menos problemas para probar nuevos platos que hasta ahora quizá habían ignorado. Otro de los beneficios de viajar se encuentra en el desarrollo del afán de exploración, descubrimiento y conocimiento. Los niños que viajan son más curiosos y abren bien sus ojos para descubrirlo todo. Se desarrolla en ellos un sentimiento y unas ganas elevadas de saberlo todo por esos nuevos lugares que visitan y que les apasionan.

Niños viajando

Esto se relaciona con otro de los beneficios de viajar, que no es otro que el desarrollo de lo que se conoce como curiosidad intelectual. También se desarrolla el respeto por los demás, la tolerancia, la confianza, la auto-estima y la independencia. Cuando los niños viajan por el mundo lo hacen ganando confianza en sí mismos y sintiendo que, tanto si han viajado solos como acompañados (en el caso jóvenes no tan niños), han tenido más experiencias en la vida que sus compañeros de clase que no han visto más allá de las fronteras de su país. Estas experiencias curten a los niños y les hacen más fuertes en todos los aspectos. En los casos en los que los viajes se realizan a países de un idioma distinto la confianza todavía aumenta más por verse en situaciones aparentemente complicadas de las que seguramente habrán salido con gran éxito.

Los viajes por el mundo también les proporcionan a los niños una mayor sensibilidad, siendo conocedores de otras culturas y de otras formas de vida. Y mejora su capacidad para adaptarse a otros entornos, de forma que estén más preparados si en su día a día se produce algún tipo de cambio. Viajar también nos hace a las personas más extrovertidas, nos ayuda a ser más abiertos y nos da la fantástica oportunidad de practicar idiomas. En estos tiempos en los que los niños están aprendiendo inglés desde muy jóvenes, sabiendo que el inglés es el idioma universal por el cual podemos comunicarnos por el mundo, es muy positivo que viajen para que puedan practicarlo en un entorno real. Porque más allá de estudiar el idioma con los libros, cuando más se practica inglés es cuando realmente lo hablamos con otras personas, no importando si estas tienen el inglés como su primer idioma.

Viajar también aumenta el nivel de interés por continuar viajando y todo forma parte de un ciclo muy positivo por el cual las personas expanden sus miras. Y no menos importante, el haber visitado muchos países y conocido culturas es algo de lo que nos vamos retroalimentando a medida que pasan los años. Para los niños se puede convertir en una pieza clave de su formación y de su historial, algo que ayude a que puedan conseguir mejores trabajos llegado el momento de introducirse en el mercado profesional.

En definitiva, viajar por el mundo tiene grandes ventajas y es algo que resulta recomendable hacer lo antes posible. Por ello es bueno que lo inculquemos en nuestros hijos.

Foto: 28703Pexels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...