Las fotos de viajes Instagram se repiten en la red social ¿Viajeros poco creativos?

Aunque parezca que en realidad las aplicaciones de fotografía que nos acompañan en cada viaje puedan despertar la creatividad que llevamos dentro, la realidad es que actualmente hay más tomas repetidas de las que nos gustaría ver

instagram-social

En nuestro blog de viajes hemos estado hablando estos días de un montón de aplicaciones con las que puedes aprovechar tu móvil en tus viajes y convertirlo en una verdadera máquina fotográfica con la que poder precisamente sacar la mejor perspectiva de esa visita y luego recordarla con algo más que imágenes que se han quedado grabadas en tu mente. Sin embargo, en este caso, vemos como una de las que fue nuestras protagonistas del cía; Instagram, parece estar convencida de que pese a que algunos de los fotógrafos profesionales la acaben odiando, ella es la reina de esto de las apps de fotos, aunque claro, hay un precio bastante alto que pagar, y no es otro que el de capturas casi idénticas de las experiencias vividas en uno y otro lado del planeta. Y quizás al final, esa creatividad que íbamos buscando en las imágenes de nuestros viajes, se convierta en justo todo lo contrario, en una rutina que al final no dice nada sobre nosotros y nuestra experiencia, sino más bien cuenta acerca de las tendencias en fotografía Instagram.

Probablemente, muchos de vosotros os hayáis ya fijado en este hecho. Fotos de pies en las playas más paradisíacas. Las clásicas tomas de las ciudades más conocidas con filtro sepia, o más bien los montajes realizados con otro tipo de las lentes que se pueden aplicar en Instagram y que consiguen aplicar efectos tan marcados, que casi da igual que estemos en Nueva York que en Tokio. Vamos, que se pierde gran parte de la esencia de lo que se hace con una imagen que tomamos en un determinado lugar al que viajamos, se pierde ese sentido que le damos a una visita concreta, y se pierde esa experiencia que vivimos por nosotros mismos, vamos que al final tenemos justo lo contrario de lo que queríamos.

Repetición hasta la saciedad

Y precisamente sobre ese fenómeno de las fotos de viajes repetidas una y otra vez en la red social Instagram, con los mismos ángulos, con las mismas luces, y en los mismos tonos ha inspirado a un artista que ha logrado crear una pieza casi de arte con todas estas capturas. Aunque parezca un vídeo, no es más que una sucesión de imágenes fijas, que al final dan la sensación de estar en movimiento. Desde luego, creo que vale la pena echarle un vistazo por lo interesante que es en sí misma la pieza, y por la reflexión que hay detrás.

Personalización ficticia del destino

Particularmente, me da la impresión de que Instagram se ha convertido, al menos en cuanto al uso por los viajeros que es particularmente el que nos interesa desde nuestro blog, en una especie de herramienta con la que crear postales personalizadas, pero no personalizadas por nuestra forma de ver las cosas, ni por la experiencia que vivimos en un determinado lugar, sino personalizadas dejándonos influenciar por el entorno en el que vivimos y en el que en realidad nos marca lo que debemos y lo que no debemos buscar cuándo le damos al botón del obturador. Y claro, al fin y al cabo, se pierde la magia, porque todas esas fotografías son las clásicas de las antiguas postales que mandábamos cuando nos íbamos de vacaciones, o lo que es todavía peor, son nuestras, pero de nuestro tienen más bien poco.

Y que conste, que aunque no lo parezca, estoy totalmente de acuerdo con el uso de Instagram como una aplicación de fotografía de viajes; es más, me encantan todo ese tipo de apps que hacen que el viajero tenga en sus manos herramientas con las que sacar más partido de lo que tiene delante, y que a veces, en su mente es una cosa, pero en la captura que toma no es capaz de sacarle todo el partido que tiene. Pero la finalidad última de ellas es precisamente hacer más bonito tu punto de vista, y no esta tendencia absurda actual de que todos los viajeros hagamos las mismas fotos. Para eso, ya vamos a una de las famosas tiendas de souvenirs y nos compramos las clásicas postales de siempre.

Que por cierto, en estas últimas, en alguno de mis últimos viajes he visto alguna de esas postales con cierto aire de Instagram, y no me extrañaría que algún listillo se diese cuenta del negocio que hay detrás y apostase por convertirse en el instagramer de los que no tienen Instagram. Vamos, todo al revés. Mejor, con tu smartphone y las apps. Pero a tu manera. Así que en tu próximo viaje, queda prohibido «inspirarse» en lo que otros han hecho, al menos si no quieres darle la razón al vídeo protagonista de hoy.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...