La ruta del Che Guevara en Bolivia

Che Guevara

En algún momento indefinido de la historia, el guerrillero argentino Ernesto Che Guevara pasó de ser un símbolo revolucionario a objeto de consumo. Su rostro se transformó en bandera, tatuaje, camiseta, bolso y en todo aquello que pudiera ser comercializado. La industria del turismo, pues, no podía quedar fuera del negocio.

Cuando Guevara llegó a Bolivia en 1966 dispuesto a expandir la revolución socialista, seguramente no imaginó que el mismo trayecto sería recorrido por miles de curiosos turistas. Y lo que es peor, que su propio derrotero se convertiría en dinero fresco para el capitalismo.

La ruta del Che comienza en el sudeste boliviano, en la zona de Ñancahuazú. A 275 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz, cerca del poblado de Lagunillas, la Asamblea del Pueblo Guaraní en Bolivia se encargó de organizar el recorrido que combina turismo aventura con interés histórico. Ironías del destino: la iniciativa contó con el apoyo del ejército boliviano, el mismo que fusiló al Che (incitado y apoyado por los EE.UU., claro está). Allí, en Lagunillas, se encuentra uno de los tres museos sobre la guerrilla que pueden visitarse siguiendo esta ruta turística.

La segunda parada del trayecto es Camiri, 45 kilómetros al sur. En ese pueblo fueron juzgados y encarcelados el intelectual francés Regis Debray y el artista argentino Ciro Bustos, detenidos tras entrevistarse con el Che. El lugar de detención, con retratos que realizó Bustos durante su encierro, puede ser visitado.

La ruta nos llevará luego al caserío de Yeso, tras cruzar el río Grande. La zona pasó a la historia ya que allí fue emboscada la columna en la que participaba Tamara Bunke, la única mujer guerrillera que formó parte del proyecto socialista en Bolivia.

El último tramo del viaje comienza en la Quebrada del Churo, donde el 8 de octubre de 1967 Guevara es herido y capturado. Luego de una caminata de una hora de duración por un terreno escarpado, unas rocas pintadas nos muestran el lugar exacto donde se produjeron los hechos. Desde allí, el Che fue traslado a la localidad de La Higuera y un día más tarde fue ejecutado en la escuela local. Hoy, un enorme busto con el rostro del Che recuerda al combatiente muerto en su ley.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...