La naturaleza reina en Puerto Rico

Puerto Rico es uno de esos países que tiene en su abundante y diversa naturaleza uno de sus principales atractivos. Por ejemplo, el Parque Natural El Yunque con bosques muy tupidos

El Caribe debería ser lo más parecido al paraíso en la imaginación de muchos españoles. Tan solo hay que hablar con tu entorno para escuchar las delicias de esas latitudes allende los mares. La verdad es que solo he tenido la oportunidad de conocer esta zona por la Rivera Maya y me han recomendado que mire los viajes a Puerto Rico, ya que dispone de algunos parajes naturales que quitan el sueño a cualquiera y se quedan marcados para siempre en tu memoria.

Idílica naturaleza la que se puede disfrutar en el Parque Natural El Yunque

Especialmente destacado es el Parque Nacional El Yunque, situado a 50 kilómetros de la capital de Puerto Rico, San Juan. Es un extraordinario y tupido bosque, lleno de misterios y vida en su interior que sirve de antesala de la Sierra de Luquillo. Pasear por su interior es sentir cómo el tiempo regresara muchos siglos atrás, cuando la naturaleza reinaba sin rival posible y en el que el hombre luchaba por sobrevivir. Todos los matices imaginables de verde aparecen ante tus ojos, los cuales incapaces de poder absorber tanta belleza que ofrece una vegetación en su estado más puro.

Sus árboles viejísimos alcanzan increíbles alcanzan e incluso los 40 metros de altura, especialmente en el bosque de Tabonuco. Las autóctonas ranas coquí, auténtico símbolo del país, dejarán fascinado al visitante. A medida que se va aumentando la altura, el bosque coge más fuerza y se hace más tupido e inexpugnable, aunque no te debe cegar la situación y perderte tres puntos imprescindibles en su recorrido: los miradores de Palo Colorado, el de los Picachos y el de Monte Britton. Éste último cumbre máxima del Parque Natural y dónde se obtiene una visión general del parque y del Caribe.

Como es lógico otro de los grandes puntos de interés nos lo da la propia capital de Puerto Rico, San Juan. Como buena ciudad centenaria está cargada de huellas de su historia y hoy en día nos dice mucho de la importancia que tuvo en plena época colonial. Para empezar por qué no recorrer las fortificaciones de San Cristóbal y San Felipe de Morro, que envuelven su núcleo urbano tanto por tierra como por mar.

Ya casi estamos acabando el repaso de algunos de sus tesoros y aún no hemos hablado de lo que es su auténtico patrimonio turístico por excelencia, sus magníficas playas de agua turquesa. Una de las más conocidas es el Dorado, dónde suelen ir los turistas gracias a sus excelentes complejos hoteleros. Pero hay muchas más como la de Escambrón o Punta Salinas.

Fotografía: amelungc

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...