La Garganta de Takachiho: mitología y naturaleza en el paseo más bello de Japón

El trabajo del río Gozase a lo largo de muchos años ha dado lugar a la Garganta de Takachiho, espectacular enclave en el que la naturaleza se funde con la mitología y las creencias del pueblo japonés. Todo un remanso de paz que al que todo visitante que lo conoce, desea volver.

Japón es un país conocido mundialmente, bien por la modernidad de Tokio y por sus avances tecnológicos, bien por sus tradiciones ancestrales y sus increíbles templos de dioses y emperadores. En cambio, mucho menos conocidos son los tesoros que esconde su naturaleza. Por eso en este post nos alejamos de las rutas turísticas más habituales del país nipón para conocer la Garganta de Takachiho.

La unión de vegetación, roca y agua de Takachiho regala magníficas vistas desde cualquier ángulo.

En la isla de Kiushu, la tercera más grande del archipiélago, se encuentra esta maravilla japonesa. El río Gozase, a su paso por la localidad de Takachiho crea uno de los lugares más queridos por el pueblo japonés. Se trata de una espectacular garganta que combina increíblemente el azul turquesa de sus aguas, con los acantilados de basalto y la frondosidad de la vegetación.

Con todos estos elementos, el estrecho cañón nos ofrece dos posibilidades para contagiarnos de su magia. La primera es caminando por el sendero que camina junto al río, acompañándolo mientras se abre camino entre la roca. Una opción que nos ofrece la posibilidad de realizar magníficas instantáneas con las que inmortalizar nuestra presencia en este lugar, del cual no querremos irnos.

La otra posibilidad es recorrer los 600 metros de la garganta en barca. Cuesta 1.500 yenes (unos 15€)y nos brinda tanto la opción de poder acercarnos hasta la cascada Minainotaki (que con sus 17 metros de altura es la gran atracción de Takachiho), como la de sentirnos parte de este lugar tan representativo para la mitología japonesa.

manai

Las habitantes de Takachiho dicen que los surcos de la roca imitan la piel de un dragón.

Según la religión sintoísta (originaria de Japón), fue aquí donde Amaterasu, la diosa del Sol, encontró una cueva para esconderse de las burlas de su hermano y castigar al mundo con la oscuridad. Hoy en día se puede visitar esa cueva y conocer alguna otra leyenda, como la protagonizada, precisamente, por el nieto de Amaterasu, Ninigi no Mikoto. Se dice que este que fue enviado hasta la garganta desde el cielo, con el único fin de establecer el linaje de los emperadores japoneses.

Hablamos, por tanto, de un lugar muy especial para el pueblo japonés. Pero no solo para ellos, puesto que para el que lo pisa se convierte en uno de los mejores recuerdos de su vida. Su frondosa vegetación y el juego de sombras que proyecta sobre el agua, el colorido de los cerezos en primavera (o el amarillento del otoño), sus gigantes columnas basálticas, el cantar de sus pájaros y la paz que transmite todo el entorno, grabará para siempre en nuestras memorias la Garganta de Takachiho.

Fotos alberth2 y Tanaka Juuyoh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...