La Fundación Antonio Pérez de Cuenca

Vista desde el Museo

En el casco antiguo de Cuenca, en el antiguo convento de las Carmelitas Descalzas (C/Ronda de Julián Romeros), se encuentra el Museo de la Fundación Antonio Pérez. Acostumbrados como estamos a la homogeneización de unos museos en los que el continente no suele guarda ningún tipo de relación con el contenido, los pasillos y recovecos, las escaleras y pinturas, los objects trouvés y las esculturas hacen de este espacio una pequeña joya.

Las obras de autores como Antonio Saura, Manolo Millares o Eduardo Chillida, adquiridas progresivamente, se combinan con objetos cotidianos expuestos por el propio Antonio Pérez: ya sean unos vilanos en un tarro, suspensos en el aire, sujetos unos de otros por sus puntas o unas señales quemadas de prohibido hacer fuego. Recogiendo objetos y desperdicios diversos, y disponiéndolos de una determinada manera, Antonio Pérez trata así de devolverlos a la vida, despertando la mirada ante lo cotidiano.

Pinturas, esculturas, collages, instalaciones, ready mades y fotografías se combinan en unas salas y patios que, con amplios ventanales sobre la Hoz del río Huecar, ofrecen a la vez un espacio íntimo y confortable.

El viajero podrá hospedarse, si así lo quiere, en la posada de San José, antiguo monasterio del siglo XVII situado a pocos metros del museo, en el centro del casco histórico.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...