La Catedral de Sal, muy cerca de Bogotá

Catedral de Sal

Los edificios religiosos suelen ser grandes atractivos turísticos. Conjugan historia, belleza arquitectónica y, muchas veces, albergan verdaderas obras de arte en sus interiores. Un buen ejemplo es la Catedral de Santa Gúdula, en Bruselas.

En esta ocasión, nos referiremos a un particular templo que se encuentra a sólo 49 kilómetros de Bogotá, la capital colombiana: la Catedral de Sal. Esta edificación fue elegida en 2007 como la principal maravilla de Colombia. En este artículo, conocerás el porqué de su fama y quizás te plantees tomar un vuelo a Bogotá durante unos días.

¿Cómo se explica el nombre de esta catedral? Pues es sencillo: el templo fue construido dentro de las minas de sal de Zipaquirá, un municipio de Cundinamarca, como parte de un complejo de 32 hectáreas conocido como el Parque de la Sal. En dicho lugar podremos encontrar también una cruz de 4,20 metros de altura y el Museo de la Salmuera (donde se dan charlas sobre la historia y construcción de la Catedral, además de explicar el proceso de producción industrial de salmuera), entre otros puntos de interés.

La vida de la Catedral de Sal puede ser divida en dos etapas. En 1950 comenzó la construcción de una edificación en galerías cavadas dos siglos atrás. La catedral antigua fue inaugurada en 1954 y cerrada en 1990, debido a problemas edilicios.

La catedral actual se construyó en 1991, sesenta metros por debajo de la anterior. Luego de la organización de un concurso, el arquitecto elegido fue Roswell Garavito Pearl. Finalmente, la nueva catedral se inauguró en 1995 y nueve años más tarde, incorporó un centro de convenciones.

El recorrido comienza por la Plaza Ceremonial, desde donde se desciende hacia el interior de la Catedral de Sal a través del “túnel de los robles”. El ingreso se produce mediante la Grieta del Umbral, que simboliza el pase de lo terrenal a lo espiritual.

En la catedral encontraremos la representación de las catorce estaciones del Via Crucis, con Jesús representado a través de una figura tallada en roca salina, al igual que el resto de la estructura del edificio.

Si ya tienes todo planeado para viajar a Bogotá, haz reservado tu hotel y sólo resta que confirmes tu itinerario, no dudes en incluir una visita a la Catedral de Sal. No te arrepentirás.

Foto: camilodazapinzon77

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...