IAG se quita la máscara

Al medidador del conflicto entre Iberia y los sindicatos se le acumula la faena, después de que IAG, el holding propietario de Iberia, haya dicho que rechazará cualquier opción que «hipoteque» su poder de gestión sobre la aerolínea.

Iberia Express no está exenta de polémica.

La primera de las tres semanas de huelga en Iberia ha dejado el nombramiento de Gregorio Tudela, catedrático de Derecho privado, social y económico de la UAM como mediador del conflicto, además de las cancelaciones de vuelos e incidentes en algunos aeropuertos como el de Barajas. Tudela no tendrá una labor fácil, más aún después de las últimas declaraciones de IAG, el holding que surgió tras la fusión de Iberia con British Airways, que ha asegurado que tumbaría cualquier acuerdo que «hipoteque» su gestión en la aerolínea española.

IAG ha amenazado con que su consejo o la junta de accionistas rechacen cualquier acuerdo que no respete sus tres postulados: su plan de reestructuración de la aerolínea española, que supondría el despido del 19% de la plantilla y una reducción del 15% de su capacidad; el desarrollo «sin restricciones» de IberiaExpress, la aerolínea de bajo coste que también ha sido fuente de conflictos con los sindicatos de la aerolínea y la compra de Vueling para asegurarse el dominio del mercado aéreo español.

No es la primera vez que IAG pone trabas en la negociación sobre Iberia, ya que desautorizó a los representantes de Iberia en las primeras reuniones con los sindicatos, que acabaron sin resultados. Si antes del 14 de marzo no se ha llegado a ningún acuerdo, la aerolínea comenzaría a aplicar el ERE con el que despedirá 3.807 trabajadores.

De momento, los esfuerzos de Tudela, que ha pedido colaboración a las dos partes, y las llamadas a la negociación del ministerio de Fomento no han servido de mucho, y sindicatos e IAG continúan enrocados en sus posiciones. El enésimo fracaso en la mediación implicaría una vez más recurrir al arbitraje obligatorio. Sería la tercera vez que se utiliza este recurso después de que la aerolínea ya recurriera dos veces el lanzamiento de Iberia Express.

Respecto a sus intenciones de hacerse con el control total de Vueling, IAG podría subir la oferta de 7 euros por acción que hizo en noviembre, una cantidad a todas luces insuficiente, más aún después de que la lowcost catalana cerrase 2012 con su récord de pasajeros, 14’8 millones, un 20% más que en 2011. IAG quiere hacerse con el 54’15% de Vueling que todavía no está en sus manos, aunque para que su oferta salga adelante el 90% de acciones con derecho a voto tendrían que aceptarla. Los expertos calculan que el precio de cada acción de la aerolínea presidida por Josep Piqué ronda los 8’50 euros, aunque algunas valoraciones llegan a los 10 euros.

Fuente: Europa Press

Foto: Magic Aviation

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...