Hamburgo, la Venecia del Norte

Hamburgo1

Después de Berlín, Hamburgo es sin duda el destino más atractivo para el visitante de Alemania. Con casi dos millones de habitantes, se trata de la segunda mayor ciudad del país centroeuropeo. Situada a 100 kilómetros del Mar del Norte, Hamburgo está cruzada por dos ríos: el Elba y su afluente el Alster. Esa confluencia mancha su casco urbano con dos grandes lagos interiores y provoca que esté cruzado por alrededor de 2.500 puentes. Por eso Hamburgo es conocida como la Venecia del Norte.

Desde Hamburgo hasta su desembocadura, el Elba es navegable hasta por grandes barcos, lo que ha permitido que su puerto cuente con el tráfico más importante en la UE después del de Rotterdam. El puerto es digno de ser visitado: tanto para darse un paseo en barco (lo que concede una vista previlegiada de la ciudad) hasta para recorrer los mercados de pescado fresco que se montan a primera hora de la mañana.

St. Pauli

Uno de los barrios más carismáticos de la ciudad es el de St. Pauli. El distrito, que da nombre a uno de los clubs de fútbol con más historia de Alemania, cuenta con una activa noche nocturna. Sus calles están plagadas de bares, clubs y terrazas: locales que van desde imponentes sexshops hasta bares alternativos, pasando por ruidosos clubs que no tienen nada que envidiar a las insoportales discotecas que dominan la noche de Benidorm. Ríos de gente atestan las calles de St.Pauli durante todos los días de la semana, especialmente el sábado y el domingo.

hamburgo2.jpg

Pero además de esta activa y alocada vida nocturna, St. Pauli también ofrece una escena alternativa interesante. Sus calles, que desprenden un aire similar al que se respira en el también conocidísimo barrio berlinés de Kreuzberg, están plagadas de murales con referencias a movimientos sociales y políticos alternativos. Además, la bonanza económica de la ciudad fomenta la aparición de tiendas y salas de arte como el Atomic Salon, galería en la que se puede comprar desde fotografía artística hasta sillas forradas al estilo de arte pop. Otra de las atracciones de St. Pauli son sus mercadillos improvisados, bazares en los que todo se compra se vende.

Clima de extremos

La situación geográfica de Hamburgo provoca que su clima sea un tanto impredecible y extremo: duro frío en invierno y temperaturas que rebasan los 30 grados en verano. Aun así, ese calor, que puede llegar a ser asfixiante en lugares como Berlín, es más llevadero en Hamburgo. Las masas de agua que dividen la ciudad refrescan el ambiente de esta urbe de recomendable visita.

Foto 1: Uno de los numerosos canales navegables que cruzan la ciudad (Andreu Jerez).

Foto 2: Muro adornado con la imaginería revolucionaria típica de St. Pauli. (A. Jerez).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...