El Ritz-Carlton ofrece un toque de lujo en Kyoto

El hotel Ritz-Carlton de Kyoto ofrece a los viajeros occidentales la oportunidad de tener una impresión del Japón tradicional en sus habitaciones.

Kyoto ya tiene su hotel Ritz-Carlton

Quien todavía piense que los hoteles de Japón, especialmente de sus grandes ciudades, son entornos tradicionales con suelo de tatami y geishas recibiendo a sus invitados con una reverencia, es que todavía no han tenido la oportunidad de echarle un vistazo al país del sol naciente. Lejos de los tópicos que puedan estar extendidos en tierras occidentales, la realidad es que los grandes hoteles japoneses son exactamente iguales, o muy similares, al menos en aspecto y formas, a los de otros países.

El Ritz-Carlton trata de demostrarlo, pero también de hacer algo distinto con su nueva apertura, en la que se lleva a Kyoto la comodidad y los elementos clásicos que representan a la cadena de hoteles en otros lugares. Su apertura en Kyoto, una de las ciudades más conocidas de Japón y antigua capital del país, se lleva a cabo unificando ese estilo clásico de todos los hoteles de la cadena, pero incorporando una estética que tiene un toque puramente nipón. El interés por el hotel no ha tardado en llegar y se encuentra listado entre los nuevos alojamientos que han abierto en 2014 más interesantes para quienes gustan de alojarse en hoteles de alta categoría.

Lo interesante que ha hecho el equipo del Ritz-Carlton ha sido recoger esos elementos típicos de la sociedad japonesa, de sus viviendas más tradicionales e incorporarlas en sus habitaciones. El resultado es cuanto menos curioso y se convierte en un paso más de causar interés entre el turista occidental que quiere sentirse como un japonés de a pie.

Pongamos por ejemplo las suites que, en su terraza, disponen de un auténtico jardín japonés, con plantas, bonsais y la decoración clásica. También hay habitaciones que cambian las camas por los tatamis, en contra de lo que comentábamos en la introducción, como herramienta para causar interés entre el turista. Y en algunos cuartos, ahora sí, de forma natural, hay vistas al río Kamogawa y a las montañas de Higashiyama, lo que proporciona un paisaje que merece la pena disfrutar.

El hotel está preparado para celebraciones y tiene unas instalaciones lujosas que convencen desde la primera mirada. Puede ser una curiosidad para quienes desean dejarse llevar por el exotismo de cómo los tópicos de un país y de unas viviendas clásicas, poco habituales en los hoteles de lujo para occidentales que hay en la nación, se condensan en habitaciones de calidad. Todo con la habitual atención no solo que suele disfrutarse en los Ritz-Carlton, sino también en los hoteles nipones en general.

Vía: Ritz-Carlton Kyoto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...