El país de la nieve es Andorra

Desde hace años Andorra se ha convertido por méritos propios en fiel reflejo de la frase de autopromoción de su campaña turística, es decir, el país de la nieve

La estación andorrana de Grandvalira ofrece todos los servicios que un esquiador pueda desear

Pocos países pueden sentirse tan vinculados con la nieve y el esquí como nuestro pequeño país vecino, Andorra. Y es que en su propia idiosincrasia está relacionada la nieve con su forma y estilo de vida. El esquí en Andorra es un noviazgo irrompible y que para aquellos que disfrutan con el deporte de nieve, es su santuario ideal que temporada tras temporada es visitado por miles de esos creyentes de la religión de la nieve y del esquí.

Para aquellos que no conozcan demasiado las excelencias de este pequeño estado, sólo os diré que Andorra dispone de la superficie esquiable más grande de los Pirineos. Grandvalira (el Pas de la Casa–Grau Roig y Soldeu-El Tarter) y Vallnord (Ordino–Arcalís y Pal–Arinsal Mountain Park), las dos estaciones de esquí alpino asociadas a Ski Andorra, suman 3.075 hectáreas de área esquiable, 282 km. de pistas, 106 remontes y 1.417 cañones de nieve artificial. Esta oferta, junto a la del Campo de nieve de la Rabassa y la de Esquí Parador Canaro, convierten Andorra en el país de la nieve.

Y como máximo avalador a esta afirmación, sólo me resta comentar que la última temporada, de diciembre a abril, se vendieron más de 2,5 millones de días de esquí en Andorra. La amplia oferta de las estaciones de esquí alpinas y de fondo así como la gran variedad y calidad de las actividades complementarias del esquí y de ocio convierten el Principado en el destino blanco de referencia todos los inviernos.


Para hacernos una idea del tamaño de las estaciones de Grandvalira y de Vallnord hay que tener en cuenta que ambas ofrecen un total de 176 pistas divididas en 28 verdes, 60 azules, 59 rojas y 29 negras; también hay un teleférico con dos cabinas de 50 plazas, un Funitel con 36 cabinas de 24 plazas y cinco telecabinas de entre seis y ocho plazas. Además del esquí y del snowboard también se pueden practicar un amplio abanico de actividades relacionadas con la nieve como excursiones en raquetas, skibikes, trineos tirados por perros y motos de nieve.

Por si te cansa tanta nieve y te apetece un poco de turismo más tranquilo, déjame informarte que Andorra es el país del mundo con el mayor número de monumentos románicos por metro cuadrado. La iglesia de Santa Coloma, construida entre los siglos IX y X d.C es una de las pocas iglesias románicas del mundo con campanario cilíndrico, fechado en el siglo XII.

Fotografía: karrikas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...