El Metro de Madrid facilita la compra de billetes sencillos

Después de un periodo de transición, Metro de Madrid recupera la venta de billetes individuales en máquinas expendedoras.

train-2373323_1280

Si hace unos años nos dicen que será noticia que Metro de Madrid implemente medidas para que la compra de billetes sencillos resulte instantánea habríamos respondido «¿qué?». Porque como ya saben bien los madrileños, años atrás, antes de la implementación de la tarjeta de viajeros, no había ningún tipo de inconveniente. Comprábamos un billete sencillo o un bono de 10 viajes y disfrutábamos de la red de Metro, aunque claro está, también estaban los abonos mensuales y las demás formas de disfrutar de este método de transporte.

Pero con el cambio hacia la tarjeta, la meta que se planteó la entidad residía en conseguir vender la mayor cantidad posible de tarjetas y que todo el mundo comenzara a utilizarla. Una circunstancia sencilla para los ciudadanos, que incluso tuvieron un periodo de tiempo por el cual conseguirla de forma promocional, pero complicada hasta la médula para los visitantes y turistas. Porque no suele ser habitual que quienes visitan una ciudad y necesitan usar un sistema de transporte público no puedan acceder a un sistema de compra de billete básico que les permita moverse con facilidad en sus primeras horas o durante todo el viaje.

La intención, como decíamos, era que todo el mundo usara la tarjeta y eso implicaba presionar para conseguirla. Para los propios ciudadanos también era un problema, porque si en algún caso se olvidaban la tarjeta en casa, no podrían comprar un billete sencillo solo para ese día, sino que tendrían que hacerse con otra tarjeta solo para cubrir los viajes de las próximas horas.

Los usuarios demandaban desde que se instauraron las tarjetas que Metro de Madrid hiciera algo, que implementara un sistema más cómodo, algo que permitiera responder a las necesidades de los residentes y que les facilitara el trabajo a los turistas que llegaran, ya fuera desde ciudades españolas o desde otros países. Y aunque al principio parecía una decisión que no entraba en los planes de la organización, al final nos encontramos con que algunas estaciones, como las correspondientes al aeropuerto, la de Pacífico o la de Atocha Renfe, recibieron máquinas expendedoras con opción a la adquisición de billetes individuales. La demanda que tienen estos billetes ha llevado a que la entidad de Metro vea que es algo imprescindible y de lo cual no puede prescindir.

tunnel-4427609_1280

Así es como hemos llegado a un panorama actual en el cual las máquinas en cuestión están distribuidas ya por una cantidad de alrededor 60 estaciones. A través de estas localizaciones se suman 80 máquinas, dado que las grandes estaciones disponen de varias. El plan es continuar instalando estas máquinas y que la cantidad que se haya alcanzado a final de junio sea de unas 295. Esto sin duda permitirá a los ciudadanos estar más tranquilos con la adquisición de los billetes, lo que repercutirá positivamente a Metro de Madrid, dado que obtendrán unos beneficios altos.

Todas las máquinas que se ocupan de expender los billetes individuales, en las que también es posible adquirir bonos de 10 viajes o la propia tarjeta de recarga, tienen un distintivo en color rojo a modo de pegatina. Idea que tiene una utilidad media, dado que si venimos de otro país seguramente no lleguemos a relacionar bien el concepto y no nos llegue el mensaje de que esa es la máquina en la cual debemos adquirir el billete que necesitamos para movernos por la ciudad mientras hacemos turismo (por mucho que se haya indicado un «quick sale» en inglés). En cualquier caso, toda medida que se introduzca para hacer el día a día de los viajeros un poco más cómodo siempre es bienvenida.

La intención de Metro de Madrid por mejorar sus instalaciones y formas de ofrecer el servicio es indudablemente buena y se encuentra en la línea de lo que ya han promovido en otros casos recientes. Por ejemplo, hace poco también han anunciado que han tomado la decisión de aumentar la plantilla en cuanto a la cantidad de supervisores comerciales que están presentes en las estaciones. Si hasta ahora había un total de cinco supervisores que se repartían su presencia en la estación a lo largo del día, no quedando concreto en qué tipo de frecuencia estaban presentes, ahora siempre habrá tres supervisores juntos, tanto por la mañana como por la tarde. Esto implica que se ha aumentado en un supervisor la cantidad total de estos profesionales que pasan por la estación a lo largo del día.

Aún con las críticas que suele recibir, el Metro de Madrid sigue siendo una forma muy conveniente de moverse por la capital, sobre todo por la forma en la que sigue extendiendo la cobertura con expansiones de línea que permiten llegar a más zonas. Y también es positivo que al final se haya visto la luz en cuanto a las máquinas de billetes sencillos, por mucho que se quiera disimular como que se trata de la última revolución.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...