El Jardin des Plantes

jardin1.jpg
La ciudad de París no sería tan agradecida sin los jardines que la pueblan y a los cuales puede uno retirarse para escapar momentáneamente del tráfago. Allí se entrelazan niños y viejos, músicos y cuervos, un poco de calma.

El Jardin des Plantes, situado a las orillas del Sena, entre la estación de Austerlitzsch y la Mezquita de París, es un precioso parque que alberga en su seno una gran variedad de especies vegetales. Inaugurado en 1640, es, a día de hoy, uno de los más atractivos parques de París. En los días de sol, no se debería pasar por él sin dejarse caminar por su pequeño laberinto hasta la pérgola que lo corona.


Los grandes plataneros de la calle Buffon, así como el jardín alpino y los jardines de flores (con cada una de las especies debidamente identificadas), harán las delicias del curioso paseante; el cual, si se cansa de descansar, podrá visitar, sin salir del recinto, la Gran Galería de la Evolución (en la que podrá contemplar, entre otros asuntos, la enorme reconstrucción de algunos dinosaurios) o el Zoológico (Ménagerie de Paris). Es en este último espacio –del cual se cuenta que, en épocas de hambre, la burguesía sacaba sus exóticos alimentos– en el que se inspirara Rainer Maria Rilke, a principios del siglo pasado, para escribir su poema “Der Panther” (“La pantera”).

Considerado Monumento Histórico por el Estado francés desde 1993, tras el paseo, podemos acercarnos a la Mezquita de Paríspara degustar en su patio uno de los mejores tés de la ciudad.

Fotografía: Marilane Borges

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...