El Empire State Building, 82 años en el cielo neoyorquino

82 cumpleaños del Empire State Building, uno de los edificios más emblemáticos del mundo.

Empire State

82 años atrás, en 1931, Herbert Hoover, el trigésimo primer presidente de los Estados Unidos, pulsaba un botón desde la Casa Blanca que encendía en Nueva York el entramado de luces del que entonces era el edificio más alto del mundo: el Empire State Building, en la Quinta Avenida con West 34th Street.

Hoy, el rascacielos de Manhattan ya no ostenta el récord (el edificio más alto se encuentra actualmente en Dubái), pero ha logrado superar las dificultades de sus primeros años (la mayoría de espacios de oficina estuvieron desocupados durante tanto tiempo que la gente comenzó a apodarlo Empty State Building, del inglés empty, o vacío) y se ha convertido en una de las obras arquitectónicas más emblemáticas del mundo.

¿Quién no recuerda a King Kong trepando por la cima del Empire State con Ann en brazos en la película que se rodó tan solo dos años después de la inauguración, en 1933? Con sus 102 pisos y sus 381 metros de altura (443 si tenemos en cuenta la enorme antena que lo corona), este rascacielos de estilo art decó se ha convertido en una visita obligada para todos los que viajen a Nueva York.

La principal atracción turística del imponente Empire State Building son los observatorios, situados en las plantas 86 y 102. La entrada sencilla, de $25 (unos 20 €), solo incluye acceso al de la planta 86, que está al aire libre y suele ser el más concurrido, pero por $42 (unos 32 €) se puede acceder también al observatorio cerrado de la planta 102, el más alto de Nueva York. Ambos ofrecen unas vistas panorámicas inolvidables de la ciudad de los rascacielos, aunque muchos viajeros consideran que el mejor observatorio de la ciudad es el del Edificio GE, en el Rockefeller Centre. Además de estar algo más céntrico y permitir unas preciosas vistas de Central Park, desde el observatorio del Edificio GE puede verse el Empire State Building en todo su esplendor.

Sea como sea, al Empire State Building hay que reconocerle que, a pesar de ser un rascacielos clásico, envejece muy bien: a sus 82 años, sigue protagonizando películas y siendo una de las atracciones turísticas más visitadas del mundo año tras año.

Foto / Ami’s

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...