¿De verdad sirven de algo los sellos de seguridad de la COVID-19?

¿Realmente importa que un restaurante o lugar turístico tenga un sello que garantice la seguridad en tiempos de coronavirus?

Desde que los negocios del sector turístico están volviendo a la normalidad se han encontrado con que el mayor reto al que se enfrentan es conseguir convencer a los clientes para que ellos también vuelvan. No es fácil, puesto que hay mucho miedo. Todos estamos preocupados por exponernos al virus y no queremos arriesgarnos a que podamos terminar en una situación en la cual, por pasarlo bien durante unas horas, estemos expuestos a contagiarnos. Por eso hay muchos lugares que todavía somos reacios a visitar, lugares que, por otro lado, necesitan a los clientes para poder sobrevivir.

Las tasas de afluencia a los parques temáticos y zoos son tan bajas que resultan incluso inferiores a las que se han dado en los días de verano con un calor más sofocante de la historia. También es justo reconocer que justamente estamos pasando por esos días precisamente, lo que sumado a la problemática de la COVID-19 crea un entorno en el cual los negocios turísticos están condenados a pasar desapercibidos.

Por eso lo que está ocurriendo es que están naciendo multitud de iniciativas para tratar de convencer al público. Y una de ellas es la de los sellos de seguridad. Son sellos a modo de certificaciones que algunos negocios están pegando a sus puertas y añadiendo en sus páginas web con la intención de demostrarle al cliente que disfrutar de sus instalaciones es seguro. ¿Pero se trata de algo que tenga valor o nos encontramos ante un placebo que solo intenta impulsar el margen de beneficio de los negocios?

Si echamos un vistazo a un parque temático como Warner Madrid nos encontramos con que la directiva de este ha añadido el sello de seguridad Safe Tourism Certified y añadido un aviso de cómo todos los planes de seguridad del parque han sido validados por TÜV SÜD. Aquí lo que nos encontramos es un precedente complicado y en cierto modo peligroso. El problema se encuentra en la forma en la que se interpreten estos sellos y menciones, porque imaginamos que habrá personas que crean que se trata de algo que les da inmunidad y seguridad para despreocuparse durante la visita.

Debemos entender estos sellos de seguridad como una confirmación de que en ese lugar en cuestión se están poniendo en práctica medidas de higiene, limpieza y preparación por parte de los empleados para favorecer que todos los visitantes estarán seguros. Más allá de esto ningún sello puede bloquear el virus ni debe transmitir una sensación de falsa seguridad entre los ciudadanos. Sin olvidar que la obtención de estos sellos está siendo tan irregular y desordenada que hay miles de negocios, desde parques temáticos hasta restaurantes, que no disponen de sello, pero sí están implementando las medidas adecuadas de higiene para obtenerlo. En general, seamos precavidos y tengamos mucho cuidado aunque veamos un sello en el lugar donde entramos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...