¿Cuáles son los lugares menos higiénicos de las habitaciones de los hoteles?

¿Cuáles son los elementos y partes de las habitaciones de hotel que tienen una mayor cantidad de bacterias?

Habitación de hotel

Por mucho que los hoteles tengan equipos de limpieza eficientes que se dediquen a dejarlo todo como los chorros es lógico que las bacterias estén a nuestro alrededor. Algo que no nos puede producir ningún riesgo a nivel de salud, pero que si lo pensamos puede llegar a darnos un poco de… grima. No obstante, es el mundo tal y como es, lleno de bacterias, virus y organismos que no vemos, pero que están ahí y con los que convivimos.

Esto no quita que sea interesante conocer los lugares menos higiénicos de las habitaciones de hotel, aquellos en los que se suelen concentrar una mayor cantidad de estos agentes. Leemos sobre ello en un artículo que dejamos enlazado al final de la noticia y que nos ha resultado revelador a muchos niveles. Por ejemplo, ¿sabíais que uno de los lugares menos higiénicos es el mando de la televisión? Si lo pensamos… tiene sentido ¿verdad?

Según estadísticas, el mando de la televisión se establece en la primera posición de los objetos más sucios de las habitaciones de los hoteles. Lo primero: lo han tocado miles de personas. Lo segundo: no suele estar en el top de lo que limpian las personas que se ocupan de acondicionar las habitaciones antes de la entrada de nuevos huéspedes.

La segunda pieza más contaminada de las habitaciones es el edredón, que no se suele limpiar ni cambiar cuando se limpian las habitaciones. Los expertos en higiene recomiendan que si buscamos estar libres de bacterias y de cualquier otro tipo de elemento con suciedad, lo primero que deberíamos hacer al llegar a la habitación es quitar el edredón y no utilizarlo. Hay que pensar que quizá no está sucio, pero las personas liberamos toxinas cuando dormimos y todas ellas se habrán ido acumulando en el edredón una y otra persona de forma continuada.

Los vasos que hay en el baño o en la habitación en general son también muy poco higiénicos. Algunos hoteles ni siquiera cambian los vasos de un cliente a otro y en otros casos cuando se está limpiando el servicio se produce una infección de los vasos si se encuentran en las cercanías. Aunque no es muy ecológico, siempre es más recomendable que consigamos un vaso de usar y tirar o que nos traigamos uno propio de nuestra casa.

pomo de hotel

Seguimos con algo similar al mando de la televisión: el botón de la lámpara de noche que se suele incluir en la mesita al lado de la cama. Ocurre lo mismo que con el mando, dado que el botón con el que se enciende y se apaga lo tocan miles de personas, pero no suele limpiarse cuando pasan las personas del equipo de limpieza. Si queremos limpiarlo nosotros mismos antes de tocarlo estaremos evitando el contacto con las bacterias que tanto intentamos dejar de lado. Los interruptores de la luz de las habitaciones también pecan del mismo problema y en especial los que acumulan un mayor número de bacterias son los que hay en el baño. A nadie le gusta pensar en hacer una limpieza cuando se va de vacaciones, pero en ciertos aspectos es necesario si queremos evitar las bacterias.

Y terminamos con los carritos de la limpieza que llevan los profesionales que se ocupan de esta labor. Os estaréis preguntando porqué hablamos de este elemento si no es algo que nos encontremos en las habitaciones… Pero pensemos que los carritos se pasean por todas las habitaciones, por los lugares de recogida de los productos de limpieza, por las zonas más sucias y luego entran en las habitaciones con los encargados de este proceso. ¿Os imagináis cada cuánto se limpian los carritos? Pues no son precisamente lo que más se higieniza de los hoteles. Así que es un poco extraño, porque cuando entran los encargados de limpieza a limpiar las habitaciones lo que están haciendo es producir un efecto contrario a su objetivo. Es una de esas cosas en las que a veces es mejor no pensar porque terminan por tener tan poco sentido que nos producen un dolor de cabeza importante.

En cualquier caso lo de la limpieza e higiene en las habitaciones es mayor de lo que podamos imaginar y se trata de uno de esos factores que siempre nos acompañan cuando viajamos. ¿Deberíamos intentar evadirnos de ello para disfrutar simplemente del alojamiento y de la experiencia? Posiblemente hagamos bien en olvidarnos un poco de todo e intentar no ser demasiado maniáticos, dado que lo que estaremos haciendo será reducir la calidad de las vacaciones. Pero no por ello no tengamos en cuenta algunos de los pequeños consejos que hemos dado a lo largo de este artículo. Y sobre todo: ¡recordemos lo del mando de la televisión, que nunca se sabe cuánto tiempo lleva sin ser limpiado!

Vía: The Huffington Post

Foto: elias_noessingPhotoMIX-Company

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...