Consejos para viajar en base al cambio de moneda

El cambio de moneda se convierte en un factor que conviene dominar, puesto que nos hará gastar más o menos.

Trucos para viajar

Hay muchos factores que nos pueden llevar a tomar la decisión de viajar en un momento u otro. Es posible que se trate de nuestras vacaciones, dado que puede ser que en nuestro trabajo nos definan cuándo podemos cogernos libres. Quizá el motivo es económico, porque estemos ahorrando para poder ir a ese destino que desde hace tanto queremos visitar. O puede ser que un motivo externo, como la boda de un amigo nos haga viajar a un lugar determinado. Hay muchas variables que pueden sucederse para que tomemos la decisión de dónde viajar y cuándo hacerlo.

Nosotros queremos aportar otro factor más: el cambio de moneda. Esto, por supuesto, solo se aplica si viajamos al extranjero y más específicamente a fuera de Europa, donde ya sabemos que no tenemos de qué preocuparnos por el uso del euro. Qué cómodo sería todo el mundo si usáramos la misma moneda, ¿verdad? Posiblemente sería un caos y resultaría imposible organizarse debido a las grandes diferencias de precio que existirían entre unos países y otros. Pero partiendo de este concepto queremos recomendar que antes de tomar la decisión de viajar en un momento u otro nos fijemos bien en las tasas de cambio de la moneda que necesitamos obtener.

Y cuando esté en un periodo en el cual el cambio se encuentre disponible de forma positiva es cuando deberemos intentar salir lo antes posible hacia ese destino.

Para que esto tenga sentido lo que tenemos que intentar es mantener una línea estadística que nos permita saber cómo va evolucionando el valor de la moneda. Hay páginas online donde se puede hacer y seguro que tenéis más de una aplicación en el móvil que lo hará por vosotros. Para ello lo que debemos hacer es todos los días marcar un punto de contacto del valor de cambio de moneda que estamos analizando. Con el paso de los días veremos si existe algún patrón. Analizaremos si los viernes o los lunes el mercado de valores cambia de manera significativa hasta el punto de haber un momento más idóneo para que viajamos y que hagamos el consecuente cambio de moneda. También podremos comprobar si en las últimas semanas se ha producido algún cambio radical y si ha sido por un factor de relevancia internacional.

De esta manera llegaremos a la conclusión de cuándo nos encontraremos ante el mejor momento. Verlo será difícil si no hemos hecho el gráfico y hemos visto cómo ha ido evolucionando la moneda poco a poco. Si durante un mes el cambio a estado de un valor de, por ejemplo, 1,5 dólares por cada euro cambiado y de repente sube a 3 dólares por cada euro, sabremos que deberíamos actuar con inmediatez, comprar los billetes de avión en la aerolínea para intentar ahorrar e ir cuanto antes a los puestos de cambio con el objetivo de beneficiarnos de las mejores tasas. El problema es que hay ocasiones en las que estos valores son demasiado volubles, cambiando a gran velocidad y sin dejar margen de reacción.

Cambiar dinero

Otra buena opción, si pensamos viajar en un futuro cercano, pero aún nos quedan unos meses, consiste en que hagamos el cambio de moneda por adelantado y que ya la tengamos lista para entonces. Esto solo se recomienda si el gráfico de análisis y seguimiento ha dado un cambio radicalmente brusco en un momento dado. Se puede haber producido por un acontecimiento internacional que ha afectado en los valores. Son momentos cruciales para que podamos ahorrar dinero, sobre todo en ese tipo de situaciones específicas en las que hay que actuar de inmediato para ganar lo máximo posible.

A veces nos olvidamos de ello, pero las tasas de cambio son más traicioneras de lo que se pueda llegar a imaginar. Hay viajes internacionales que han llegado a duplicar su coste debido a que hemos realizado el cambio en un mal momento, quizá solo un día antes de que los valores se reajustaran y quedaran en mucho mejor estado. Por eso hay que ser cuidadosos y saber cómo actuar en cada uno de los momentos respecto a las tasas de cambio.

En esta misma línea, si queremos volar con mejor precio y resultados, recomendamos que el cambio de moneda lo hagamos en los países de destino y que no nos sometamos a los cambios que se realizan en las entidades bancarias de España. Otra cosa es que hayamos elegido un destino exótico y que en ese caso no sepamos cómo hacer el cambio ni dónde llevarlo a cabo. En ese tipo de situación sí es recomendable que pasemos a buscar alternativas y que hagamos el cambio donde buenamente sea posible aunque suponga pagar las comisiones pertinentes que impone el Banco de España. Pero siempre esperemos, como decíamos antes, a los mejores momentos para tramitar los procesos de cambio. Eso sí es muy importante.

Foto: PublicDomainPicturesDasWortgewand

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...